Educación: un derecho vulnerado aún más en cuarentena

La organización Red Uni emitió un boletín en el que se refleja la situación adversa que viven los jóvenes estudiantes para asumir su formación académica a distancia. Todo esto a partir de la emergencia mundial por la COVID-19 y ante las decadentes condiciones de servicio de conexión a internet o energía eléctrica.

De acuerdo con la información, luego de la medida dictada por el régimen sobre la suspensión de las clases en todos sus niveles para evitar la propagación del virus, surgió dentro de la comunidad universitaria la propuesta de continuar con clases a distancia. Esto con la conciencia de las limitaciones de Venezuela con respecto a las frecuentes fallas en el servicio de energía eléctrica y de internet.

Ahora es noticia: Personas discapacitadas en Carabobo exigen atención especial

«Algunas universidades del país cuentan con plataformas tecnológicas prestas al servicio para impartir educación a distancia. Sin embargo, la realidad que vive la sociedad venezolana es otra. 63% de los hogares venezolanos no tiene acceso a internet. Por otro lado, a un año del apagón en Venezuela, 40% de los hogares venezolanos continúa reportando fallas eléctricas diarias», se lee en el escrito.

¿Qué pasa en el interior del país con el derecho a la educación?

También señala que, este escenario, dificulta e imposibilita en muchos casos, continuar con su formación académica de forma remota. Además de que esta limitante se agrava dependiendo de cada región del país.

«En ese sentido, proponer actividades académicas en modalidad remota, pone cuesta arriba la situación de gran parte de los estudiantes del país. Situación que se agrava dependiendo de la región. Por ejemplo, el movimiento estudiantil de la Universidad Experimental Francisco de Miranda (UNEFM), en el Estado Falcón, denunció el pasado 23 de marzo, que 70% de los estudiantes de esa institución, no tiene acceso a internet, equipos tecnológicos o sufren de cortes diarios de electricidad. Y es que en un estudio realizado en las 10 principales ciudades del país, Punto Fijo, estado Falcón, se ubicó como una de las dos ciudades con más bajos índices de usuarios con acceso a internet en sus hogares. Lo que representa que solo 23% tienen acceso», se lee en el boletín.

Por esta razón, el boletín señala que se deben plantear medidas acordes a la realidad de los estudiantes en cada región del país. Así como generarse alternativas de evaluación que beneficien a la mayoría de los estudiantes y respeten el derecho a la educación.

¿Cuál fue la medida del ministerio de Educación?

«Sin embargo, alejados de la realidad nacional, para la educación primaria y secundaria, el Ministerio de Educación, propuso un sistema de actividades escolares, de clases de 15 minutos por el canal Venezolana de Televisión. Mientras que el mecanismo de evaluación será un portafolio en el cual los padres y representantes archivarán las actividades que las maestras asignen cada día. Sin precisar quién corregirá estos trabajos. Al mismo tiempo, ordenan a los docentes, hacer el seguimiento a los estudiantes por correo electrónico, WhatsApp y videollamada», explica.

«En el primer intento de la medida a través de la televisión, se dieron cuatro clases en diferentes segmentos que duraron aproximadamente cinco minutos. Estas fueron sobre los símbolos patrios, amor a la patria, adaptación del contenido para la educación especial, y la última, sobre el coronavirus. Estas conllevan a diversas vulneraciones. Una en el contenido académico que recibirán, si es que logran tener electricidad en el momento de la transmisión, otra en las materias prácticas, ya que resulta complicado mandar ejercicios matemáticos sin antes ser explicados. Además cabe resaltar que el salario de los docentes y algunos representantes, no les alcanza para adquirir smartphones o computadoras que les permitan mantener una conexión por WhatsApp», agrega el informe.

¿Qué dicen los estudiantes universitarios?

Por otro lado, señala que, los estudiantes universitarios no quieren perder sus clases, pero aún así, no están conformes con algunas medidas en las que se les obliga a ver sus clases a distancia en aras de la realidad país que les aqueja. Motivo por el cual exigen que se tomen otras medidas en los casos en los que se tienen mayores limitaciones para adoptar estas modalidades. Asimismo, manifiesta que el coronavirus ha evidenciado una vez más, la crisis que existe en Venezuela en los diferentes ámbitos sociales.

«La pandemia mundial generada por el Covid-19 ha puesto en evidencia la situación de emergencia humanitaria que atraviesa Venezuela. Así como la vulneración de derechos tan básicos, como el acceso a un sistema de salud eficiente y a una educación moderna, innovadora, tecnológica y desmarcada de tintes ideológicos», resalta.

Educación, régimen de Maduro

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver