COVID-19 y la corrupción pandémica

En un mensaje enviado por el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres denunció en un video sobre cómo corrupción durante la pandemia de COVID-19 es “inmoral, criminal” y representa “la máxima traición a la confianza del público” precisamente por ser una ventana de oportunidad para que los corruptos puedan aprovechar las escasas medidas de evaluación y seguimiento de la implementación de políticas inicialmente destinadas a la población en riesgo.

Un ejemplo de esto son los comerciantes que aumentaron el precio de productos básicos como jabón, alcohol y cloro, debido a la especulación en los mismos basada en la creciente necesidad que generó la pandemia; o el otorgamiento de contratos sin licitaciones a empresas en particular por motivo de amiguismo con la excusa de agilizar la llegada de recursos. Es decir, tanto en lo privado como en lo público, la corrupción está presente y se esparce incluso más rápido que el virus.

Ahora es noticia: Consulta popular vs elecciones parlamentarias

Corrupción gubernamental en Latinoamérica 

En América Latina tradicionalmente ha existido un mal manejo de las crisis y de los recursos que se movilizan para solventarlas, esto aplica desde fenómenos naturales hasta pandemias como las que vivimos en la actualidad con la COVID-19.

Producto de esto, las elites políticas resultan sorprendentemente favorecidas y enriquecidas, mientras que la población paga las consecuencias de esto no solo en el corto plazo, sino que generaciones después, todavía se ven los estragos de la irresponsabilidad de los gobernantes.

COVID-19

Esta realidad es especialmente preocupante en tiempos de COVID-19 pues las limitaciones para el acceso a los recursos y la imposibilidad de normalizar la dinámica de trabajo es tierra fértil para impedir la buena gobernanza en todo el mundo, lo que causaría mayor deterioro en las instituciones, aumento de la desconfianza de los ciudadanos hacia las autoridades, incremento de las tasas de mortalidad y pobreza extrema, analfabetismo, y otro cumulo de problemas que se consideraban superados (o en vías de superarse) para los países latinoamericanos.

La importancia de la transparencia

Entendiendo que la corrupción es una práctica nociva para la democracia; la transparencia en todos los niveles de gobierno es el mejor remedio para esta pandemia por ser una herramienta donde los ciudadanos tienen acceso a información relevante sobre la gestión de sus gobernantes. Con esta información es posible mejorar la administración de los recursos públicos, así como fiscalizar el uso de los mismos.

Por esta razón, la necesidad de movernos al espacio digital que generó la pandemia, constituye una oportunidad para aprovechar los avances tecnológicos en pro de empoderar a la ciudadanía y dotarla de herramientas y practicas que fortalezcan la democracia y el Estado de Derecho.

Por: Georgelina Guerrero

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver