Comunidad LGBTI: no somos distintos, no nos trates distinto

Hoy, como cada 17 de mayo, se celebra el Día Internacional Contra la Homofobia y la Transfobia. Por eso, el equipo de Todos Ahora contactó tanto a una ONG que defiende los derechos de la comunidad LGBTI, como a una colectiva de personas trans en Venezuela.

La comunidad LGBTI, está conformada por Lesbianas, Gays, ​Bisexuales, Transgéneros e Intersexuales. Todos ellos, igual de seres humanos que los heterosexuales, pero mucho más juzgados por su orientación o identidad sexual.

Ahora es noticia: Venezuela alcanzó los 504 contagios de COVID-19

Ambos entrevistados coincidieron en un punto de vista: “no somos distintos, no nos trates distinto”. Pues, son seres humanos como todos sin ninguna característica inferior.

Comunidad LGBTI: no somos distintos, no nos trates distinto 0
Imagen cortesía

Testimonio de la colectiva de personas trans en Venezuela

Salvador León Alejandro Ulloa, parte de la colectiva de transgresores en el país, nos brindó su testimonio como un chico, que se dio cuenta que su sexo no correspondía a su identidad sexual.

-¿Cuándo y cómo sentiste por primera vez que tu identidad sexual no correspondía a tu género?

La primera vez que me topé con esta idea fue de la mano de una pareja romántica. Tenía 21 años y surgió en una conversación donde por primera vez expresé mi gran inconformidad con mi cuerpo. Yo lo había considerado normal, pero esa persona me dijo: «no tiene que ser así, ¿por qué no investigamos?».

Luego de eso, ha sido un trayecto de ensayo y error donde cada día me conozco un poco más.

-¿Cómo fue el proceso para convertirte en transgénero?

En mi caso no fue una certeza el saberme trans, no fue tan sencillo. Descubrí que el género que me asignaron al nacer debido a mi sexo no correspondía con mi identidad.

Todo sucedió por etapas. Primero, reconocer la incomodidad con la que había vivido durante años, que no se trataba de una incapacidad de mi parte de reproducir los roles que «me tocaba» reproducir.

Segundo, escuchar mi cuerpo y escucharme a mí mismo lo que toda la vida me había intentado decir.

Tercero, conocer sobre la posibilidad de que mi cuerpo y mi género son míos y nadie puede decidir sobre ellos, ni la Iglesia, ni lo que me enseñaron de pequeño, ni mi familia, ni mi pareja, nadie.

Tardé un poco de más de un año en darme la oportunidad de preguntarme si yo era trans. Y tardé un par de años más en decidir vivir en mi nueva identidad de género.

-¿Cuál es tu opinión de la sociedad actual frente a los transgéneros y la comunidad LGBTI en general?

Todavía hay mucho trabajo que hacer. Necesitamos buenos gobiernos, educación sexual en los colegios y campañas informativas y de sensibilización. La violencia que vivimos las personas de la diversidad sexual (conocida como comunidad LGBTI) es producto de una profunda ignorancia, total ausencia de empatía y un reflejo de la violencia que existe en cada país.

-¿Crees que el mundo, y Venezuela en especial, respeta a la comunidad LGBTI? ¿Por qué?

En Venezuela hay una mayor tolerancia hacia la población diversa comparado a otros países de Latinoamérica. Esto lo digo basándome en mi propia experiencia de vida. En otras latitudes cercanas pude notar que esto no tiene que ver tanto con luchas y activismos (sin desmerecer dicha labor) sino más bien con la forma de ser del venezolano.

El camino es largo y aún hay muchos proyectos por concretar para que realmente la calidad de vida de una persona diversa se iguale a la de las  personas heterosexuales.

-De tener el poder de hacerle entender algo a la sociedad… ¿qué sería y por qué?

Empatía. Comprender y sentir el sufrimiento del otro. Si lo comprendiéramos no existiera xenofobia, racismo, machismo, homofobia, transfobia ni ningún tipo de discriminación. Tengo fe en que si pudiéramos sentir el sufrimiento de los demás nos ocuparíamos más de ayudarnos y menos de herirnos.

-¿Qué es lo más difícil de ser transgénero?

Lo más difícil de ser transgénero no es nuestro propio proceso de aceptación, sino el de los demás.

-¿Cuál es tu mensaje para los chicos o chicas que puedan estar leyendo esta entrevista y que no se han decidido a expresar realmente como son?

Les digo que entiendo perfectamente por qué no has decidido vivir la transgeneridad. Entiendo que da mucho miedo pensar que nuestra vida va a acabar una vez que seamos quienes somos, pero no va a acabar.

No te dejes presionar para comenzar pronto con tu transición pero no dejes que el miedo te detenga. El tiempo sólo lo sabes tú, nadie más. Y no estás solo, sola o sole, hay un montón de gente como tú afuera.

-¿Por qué crees que es importante celebrar días como este?

Porque cada uno de los días donde podamos hacernos visibles, donde podamos llegar a aquellos que son como nosotros para hacerlos sentir menos solos y donde podamos sensibilizar a alguien sobre nuestra realidad, será un día ganado.

Comunidad LGBTI: no somos distintos, no nos trates distinto 1
Imagen cortesía de @transgresoresvzla

Testimonio de la ONG Reflejos de Venezuela

Por su parte, Elena Hernaiz, presidenta de la fundación Reflejos de Venezuela, nos comentó su visión sobre la actualidad de esta población en nuestro país.

De igual forma, se conversó sobre el impacto que puede tener el rechazo frente a las personas de la comunidad LGBTI. Comunidad de la que Hernaiz también forma parte.

-¿Cómo debería ser el apoyo hacia alguien cuya identidad sexual no corresponde a su género?

Debería haber el apoyo básico sin importar la identidad o sin importar lo que corresponde a los derechos humanos. El Estado y por supuesto sus ciudadanos, deben respetar o aprender a hacerlo.

No podemos dejar por fuera el hecho que ser transexual o intersexual nos lleva a vernos como una sub ciudadanía, contraria a la que se considera, entre comillas, normal.

-¿Cómo debería ser el apoyo para alguien que se siente atraído por su mismo género?

El mismo apoyo que nos corresponde como ciudadanía. Simplemente porque seguimos las mismas huellas, medida, intereses y obligaciones con el Estado y la ciudadanía. Deberían considerarnos iguales en cuanto a matrimonio, derechos humanos, trabajo y en todo lo que corresponde a los artículos de amparo familiar.

-¿Cómo puede afectar el rechazo al desarrollo de una persona que pertenece a la comunidad LGBTI?

Afecta en todos los sentidos. Somos vistos como una población de segunda. Nos afecta porque también tenemos hijos y familia, y ellos se ven agredidos por el resto de sus compañeros o de la ciudadanía. Esto no solo en el aspecto social, sino además en el psicológico y emocional. 

-¿Cuál es tu opinión de la sociedad actual frente a los transgéneros, homosexuales y la comunidad LGBTI en general?

La sociedad actual debe ser educada. Estamos hablando de una comunidad que está considerada internacionalmente entre el 13 y el 20% de la población. Es decir, casi la cuarta parte de la población es de la comunidad LGBTI, por lo que ya nos empezamos a dar cuenta que hay que trabajar más en función de ella.

No solo en materia de derechos humanos, sino en términos de la defensa de ellos. Las leyes deben dar seguridad, no especial ni particular, sino hacer ver que por ser de la comunidad LGBTI no dejamos de ser parte de la población. Y eso, es una obligación del Estado venezolano para que la ciudadanía entienda y aprenda.

-¿Cuál es tu mensaje para los chicos o chicas que puedan estar leyendo esta entrevista y que no se han decidido a expresar realmente como son?

Nadie está obligado a expresar realmente lo que es. Los heterosexuales no se presentan con un, hola, soy heterosexual. Pues, tampoco la comunidad LGBTI tiene que presentarse como hola, soy lesbiana, hola soy gay, soy transgénero. Eso es un derecho personal el salir o no salir a la calle a decir o no tu identidad.

Sin embargo, aquellos que quieren salir y dar la cara tienen que saber que es para ir a expresar que no somos distintos y que no van a permitir que nos traten distinto.

Ese es uno de los lemas de nuestra fundación Reflejos de Venezuela: no soy distinto, no me trates distinto. Como para hacer reflexionar a toda la población.

-Finalmente, ¿por qué crees que es importante celebrar días como este?

Porque es una manera de visualizar. Es hacerle ver al mundo que existimos y que debemos ser respetados. Necesitamos educar, y para ello, estos días son maravillosos. Y finalmente, con esto estamos demostrando que somos felices con lo que somos que no vamos a cambiar porque no tengamos el apoyo indicado. Como dice uno de los lemas de la fundación: ganando espacios dignamente.

Comunidad LGBTI: no somos distintos, no nos trates distinto 2
Imagen cortesía de la fundación Reflejos de Venezuela, @reflejosdevenezuela

En cuanto al comentario de George Harris sobre las personas trans

Con referencia a la difusión del material del venezolano George Harris que causó polémica los últimos días, los dos entrevistados expresaron su inconformidad.

Por un lado, Salvador León expresó que hay que cuestionar el tipo de humor que se está generando.

“Muy respetuosamente me sumo y coincido con la opinión de la cantante Karina. Las figuras públicas tienen la maravillosa oportunidad de colocar su grano de arena para hacer del mundo un mejor lugar, no aprovecharla deja mucho que desear y que pensar. Cabe preguntarnos a nosotros mismos qué tipo de humor nos hace reír y por qué, y si creemos que un país sin divisiones pueda construirse a través de la disminución de los demás”, comentó.

Por otro lado, Elena Hernaiz, reflexionó sobre el impacto de estos chistes sobre cualquier tipo de población o comunidad.

“Él es humorista. Pero utilizó la posición de la persona trans como un chiste y quizás transpoló lo que él pretendía hacer. Lo llevó a la burla. Sí, a la gente le da risa, pero los que se ríen son los que no son parte del grupo en cuestión. Se ríe aquel que no es homosexual, etc. Se ríen los que no son parte de la comunidad LGBTI ni son luchadores de ella. De ninguna manera aplaudo lo de George, pero tampoco aplaudo ningún tipo de chiste que se burle de otra comunidad”, culminó la presidenta de Reflejos de Venezuela.

Reflexiones finales

Ambos testimonios reflejaron el lado humano de la comunidad LGBTI. Solo exigen sus derechos, así como respeto, por su identidad y orientación sexual. ¿Quién es quién para juzgar los gustos del otro? ¿Quién es quién para cuestionar la felicidad de alguien más?

Hoy, en este Día Internacional Contra la Homofobia y la Transfobia se deja un mensaje claro. Visibilizar a todos los seres humanos que sin distinción sexual, cultural, u otra, merecen ser vistos con respeto dentro de la sociedad, es una necesidad.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver