Cáritas Mérida mantiene sus servicios gratuitos durante la cuarentena

Los centros de salud públicos en el estado Mérida desde el inicio de la cuarentena han mantenido los controles y consultas suspendidas. Cerrando las puertas a quienes necesitan atención médica de forma cotidiana o la revisión de alguna molestia patológica, lo contrario sucedió con Cáritas.

Cáritas Mérida durante este tiempo decidió mantener su labor dotando a los merideños con consultas gratuitas. También de exámenes de laboratorio exonerados o con la colaboración para el reactivo a usar. Al igual que el banco de medicamentos para quienes se les dificulta adquirirlos por su cuenta.

Todos Ahora: Gobierno encargado presentará informe de los activos de Venezuela en el exterior

El padre Carlos Zambrano, director de Cáritas Arquidiócesana y párroco de Santa Bárbara conversó con el equipo de Todos Ahora. Aclaró los detalles sobre esta labor. “Nosotros como un equipo de trabajo a nivel de Cáritas. En este tiempo de pandemia hemos realizado una labor muy interesante para el bien de la comunidad”, expresó el párroco.

Servicios de Cáritas para la comunidad merideña

El laboratorio trabaja de lunes a viernes de siete de la mañana a una de la tarde. Según el padre se trata de “un servicio para toda persona que llegue y necesite este tipo de ayuda para su bien personal y familiar. Así descartar un sinfín de cosas a nivel de salud. También tenemos las consultas preventivas que es una línea de acción de Cáritas con médicos aliados al programa, de todo tipo de especialidad”.

Atención vía WhatsApp

Además de las consultas presenciales abrieron una línea de mensajes de texto por WhatsApp para apoyar el aislamiento social. Desde ahí hacen el diagnóstico superficial del paciente y de requerirlo lo refieren a la consulta personalizada en las instalaciones de Santa Bárbara.

El apoyo por parte de esta ONG que más demanda tiene es el banco de medicamentos. Ya que, las medicinas están al servicio de todos. “Simplemente hay unos protocolos que cumplir pero no son de otro mundo. Algo sencillo para nosotros tener las cosas organizadas y dar las cuentas para los apoyos”, agrega el padre.

Por otro lado, tienen el proyecto que es Sistema de Alarma y Monitoreo de Niños en Desnutrición (SAMAN). Que está en todas las parroquias de la arquidiócesis de Mérida. Consiste en el apoyo de pediatras, nutricionistas y enfermeras donde acompañan a los niños seis semanas. Si el niño se encuentra en desnutrición portándole los nutrientes para sacarlo en el estado en que se encuentra.

Posteriormente lo mantienen con otra línea denominada la merienda nutricional para que el trabajo realizado se cumpla y permanezca en el tiempo y en el espacio. Esta línea al igual que la alianza que han realizado con otras ONG donde hacen una dinámica de trabajo por el cuidado de la comunidad durante la cuarentena.

Incluyen el trabajo hacia la orientación de prevención ante la COVID-19 desde el tapaboca y fumigaciones porque, “si no nos cuidamos no podemos cuidar a los demás», afirmó el padre Zambrano.

Otros beneficios de Cáritas

El programa del Geriátrico de Atención Nutricional al Adulto (GANA) se intensificó durante la cuarentena. El gesto solidario que están dando en todas las parroquias, implica una bolsa con ocho productos entregados a las personas que lo necesitan.

Para el banco de medicamentos, el sistema consiste en llevar el récipe o informe médico actualizado. Además, a cambio de la medicina solicitada, donar algún medicamento que se tenga en el hogar y no se necesite, que otra persona podrá usar.

Es como un intercambio de donaciones para poder que el banco crezca entre todos. Este se mantiene también con donaciones de ONG, farmacias o empresas privadas. “Para esto usamos nuestro lema de ayúdanos a ayudar”.

Todo tipo de examen de laboratorio es realizado con un equipo calificado junto a médicos de la Universidad de Los Andes (ULA). “Tenemos varios especialistas, pediatría, urólogo, internista, traumatólogo, cirujano, médicos que se han aliado a esta obra sin ningún interés, solo el de hacer el bien al que lo necesite”, afirmó el párroco.

”Dispuestos a ayudar, ayudando”  ha crecido en personal y labor en tiempo de coronavirus. Cáritas en un inicio se encontraba en el palacete pero, por la cuarentena se trasladaron a la parroquia de Santa Bárbara y están tratando de levantar el banco de medicamentos en otras parroquias.

Todo el que necesite cualquiera de estos servicios que son gratuitos, puede acercarse a sus instalaciones.Hasta ahora ha llegado gente de todo el estado, entre jueves, viernes y sábado.  En los operativos especiales del páramo atendieron a casi 800 personas y 820 en la ciudad.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver