Turismo dolarizado: ¿Cuánto dinero necesita un viajero para disfrutar un día en las playas carabobeñas? 

La llegada de febrero no solo involucra el Día del Amor y la Amistad, sino también las pintorescas fiestas de carnaval que generan viajes de playa y piscina.  

Bahía de Patanemo, en Carabobo. Foto: Cortesía

Aunque el dólar en el país no es la moneda oficial, para nadie es un secreto que es la predominante en diferentes sectores comerciales, entre ellos el turismo. Pero, te has preguntado ¿Cuánto dinero necesitas para disfrutar un día en las playas carabobeñas?

Ahora es noticia: Visita Chichiriviche de la Costa en carnaval

Carabobeños deben preparar su efectivo

Según las consultas que realizó Todos Ahora a los trabajadores de playa, si un turista desea disfrutar de un día en la Bahía de Patanemo, el mismo debe cancelar 1$ en efectivo o su cambio en bolívares para entrar al balneario. 

Por consiguiente, el alquiler de toldos y chozas se encuentran entre 10$ y 15$. Adicionalmente, si el turista desea disfrutar del tradicional plato playero que consta de pescado, tostones y ensalada, los precios se ubican a partir de 13$, sabiendo que este último alcanza solo para dos personas.

Sin embargo, si tus gustos no están orientados al pescado pero si al tostón, los trabajadores te ofrecen la ración en 10$. Aunado a esto, los refrescantes helados a partir de 5$ y las raciones de ostras en 10$. 

Es importante destacar que desde el 2016 lamentablemente la Bahía de Patanemo se quedó sin señal telefónica y el silencio de los entes gubernamentales para solventar esta situación sigue presente. 

Aunque retóricamente te desconectas totalmente de la ciudad, este problema impide que los turistas realicen transacciones en línea, por lo que obligatoriamente necesitarás de dinero en efectivo para disfrutar de tu estadía en la playa. 

Si tu destino es Isla Larga, súmale más números a tu presupuesto playero

Por otra parte, si tu destino es disfrutar de las aguas cristalinas de Isla Larga, el traslado en lancha tiene un costo general de 5$ por persona, ida y vuelta, a partir de los dos años de edad. 

Aunque en el momento en el que se entrevistó a la cooperativa de lancheros ubicados en Quizandal, los mismos manifestaron que hasta la fecha no han sido autorizados para trasladar a los turistas hacia la isla. 

Sin embargo,  por ser “temporada alta” y el flujo de turistas hacia la playa aumentará, los trabajadores esperan ser autorizados de poder encender los motores de sus lanchas y trasladar a los viajeros a la paradisíaca Isla Larga. 

Y si no tengo carro ¿Cómo hago? 

Si te encuentras en Carabobo, deberás estar desde tempranas horas en el Terminal de Pasajero de Valencia y disponer de 1$ en efectivo o su cambio en bolívares es lo que necesitarás para viajar hasta Puerto Cabello. 

Según el testimonio de una entrevistada, los transportistas no aceptan otros métodos de cancelación de dinero como pago móvil o transferencias bancarias. 

Seguidamente, al llegar al terminal de Puerto Cabello podrás encontrar rutas de transporte como las de Patanemo y Quizandal, esta última debes utilizarla si tu destino es ir a Isla Larga. 

¿Qué opinan los carabobeños? 

La crisis general que enfrenta el país y que parece no detenerse, ha ocasionado que los ciudadanos se vean en la necesidad de omitir gastos en la recreación para atender prioridades como la alimentación, salud, educación, entre otros.

Tener que renunciar involuntariamente a la recreación en los días de carnaval es una de las situaciones que más lamenta Andy Freitas, madre valenciana de tres hijos. 

Freitas comentó que comparar el carnaval de hace dos años con el actual representa una “gran diferencia”. Esto, debido a que en celebraciones anteriores podía planificar viajes de playa con su familia, y ahora es casi imposible.

Adiós a las compras y hola al reciclaje de disfraces 

Por otro lado, Freitas mencionó que otro aspecto diferenciador de los carnavales de hace dos o más años frente al actual, es la difícil tarea de comprar un disfraz.

Lo que antes era una rutina donde sus progenitores podían elegir el disfraz de su preferencia, hoy en día lamenta que su hija menor no pueda estrenar trajes de carnaval como acostumbraban sus hermanos. 

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver