Bióloga merideña improvisa laboratorio de investigación en su casa

La población joven venezolana enfrenta una situación un tanto complicada para quienes desean continuar con sus procesos de formación profesional, que no solo son las limitantes económicas y responsabilidades familiares las que les impide invertir en una especialización, doctorado, maestría o postgrado. 

Bióloga en Mérida. Foto: Sandy Zambrano. Todos Ahora
Bióloga en Mérida. Foto: Sandy Zambrano. Todos Ahora

Además, se trata de la ineficiencia o casi nula existencia en el país de buenos servicios públicos básicos tales como; energía eléctrica, combustible y transporte público, que impiden que ese proceso de formación inicie o siga adelante. 

Ahora es noticia: Maduro asomó la posibilidad de combinar las clases presenciales y virtuales

En algunos casos, estos jóvenes simplemente se ven en la obligación de abandonar los procesos de formación, otros realmente con mucho esfuerzo, sacrificio y dedicación buscan la manera de continuar con ese viaje que emprendieron en algún momento de sus vidas y sin darse por vencidos de cumplir ese sueño.

Ese es el caso de Johana Bracho, una joven merideña bióloga de profesión que abrió las puertas de su casa al equipo de Todos Ahora para dar a conocer parte de su historia, sobre cómo ha sido llevar a cabo un trabajo de investigación para su tesis de maestría durante casi tres años, enfrentado múltiples dificultades a un punto de improvisar un laboratorio en su casa.

Propuesta del proyecto de investigación

Bracho se encuentra desarrollando una línea de investigación con hierbas del páramo merideño que son poco estudiadas, las cuales se encuentran ubicadas específicamente en el Pico Piedras Blancas, un gradiente altitudinal entre 4200 a 4600 m.s.n.m. Esto con el objetivo de estudiar las características morfo-anatómicas de estas especies, y comprender si hay algún efecto por el cambio climático.

Cabe destacar, que la investigación forma parte de la red GLORIA Andes, la cual se encarga de estudiar la comparación del impacto del cambio climático en la biodiversidad de las altas montañas en la región andina.

El objetivo final consiste en vislumbrar los riesgos de pérdidas de biodiversidad, así como la vulnerabilidad de los ecosistemas de las altas montañas ante la presión del cambio climático. 

Bióloga lucha en medio de la crisis 

Los problemas en el servicio de electricidad vienen afectando al estado Mérida desde el primer apagón a nivel nacional en marzo del 2019 y es cuando muchas personas deciden reinventarse para que sus actividades no se vean perjudicadas.

La experta afirma que ante estas dificultades tomó la decisión de improvisar un laboratorio en su hogar. “Decidí comprar un generador eléctrico para trabajar en casa y es así como empieza la aventura. implementando todo un laboratorio en mi casa para poder trabajar, porque en la facultad no iba a poder hacerlo”, aseguró.

En ocasiones, ante estas fallas en el servicio eléctrico, la bióloga se ha visto en la obligación de trabajar con la luz proveniente de una vela, lo cual le ha provocado que su salud se vea comprometida; ocasionándole una lesión en su ojo izquierdo por la poca iluminación.

Otras de las dificultades que se le presentó a esta joven durante estos años, ha sido la escasez de combustible, además de la falta de transporte público en el estado, que le ha impedido movilizarse hasta el campo de investigación. Lo cual trajo consigo que su proyecto se viera afectado. 

“Entre esperar para tener gasolina para ir de campo, no pude terminar de buscar muestras, tuve que ir eliminando objetivos porque no iba a lograr la meta (…)», precisó.

«Ha sido un gran reto, trabajar sin electricidad, sin gasolina, extendiendo cada gota de químico, prestar material, buscar quien me regalara una lámina, ha sido todo un gran desafío”, manifestó Bracho.

Principal motivación

Entre lágrimas, Johana comenta que, su madre es el mayor pilar y quien la motiva a continuar para poder terminar su proyecto de investigación al cual ha dedicado casi tres años de su vida. 

“Cuando he querido renunciar ella se ha sentado, me ha cuidado, ha estado ahí conmigo y me ha dicho que, aunque no entiende todo lo que hago, mi felicidad la llena de vida, y me inspira a seguir adelante a pesar de las dificultades”, manifestó Bracho.

Durante el proceso de investigación, Johana ha tenido que enfrentar diferentes obstáculos por los cuales ha debido frenar sus estudios, pero son los resultados de este proyecto los que la incentivan a no darse por vencida.

“Todo el esfuerzo que he hecho para llegar justo hasta aquí y sentir que estoy tan cerca, que siempre pasa algo, siempre pasa una cosa, pero es cada imagen que me dice la naturaleza, que es tan sabia y tan bonita, lo que me inspira a seguir intentándolo hasta llegar al final”, detalló la bióloga.

Además, afirmó que con mucha valentía ha tenido que ser polifacética, trabajar como freelancer, redactora de contenido, investigadora, y traductora; aprendiendo una serie de habilidades y destrezas para lograr culminar su maestría.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver