Día 99: Así se vive en el Zulia gracias al régimen

Mi día comienza desde muy temprano en el Zulia. Me levanto a las seis de la mañana. Para cuando son las ocho me dirijo con mi madre a la casa de una tía para, así como todos los días, hacer el desayuno y el almuerzo. Desde hace más de 4 años, no tenemos gas por tubería ni por bombona.

La bombona no la hemos podido recargar debido a que antes lo hacíamos yéndonos en la moto de mi padre o en la de mi hermano hasta Pomona. Pero el hampa nos dejó a pie, razón por la cual debemos caminar largas cuadras diarias para poder alimentarnos.

Ahora es noticia: Selfie: Una tendencia que define a una generación

La crisis reflejada en el Zulia

 La agonía con el agua potable es otro de los aspectos que desde hace mucho, ¡mucho tiempo!, hemos padecido. Es que en la Avenida 19C del Sector Primero de Mayo, el agua a veces se convierte en oro. Esto como consecuencia de semanas y hasta meses sin el suministro del vital líquido.

Cuando sucede esto tengo que sacar una carretilla, montar los botellones y caminar hasta la casa de mi abuela para buscar agua. El trayecto es, aproximadamente, unas 7 cuadras en subida.

Como si no fuera suficiente, y para colmo de males, cuando empieza a llegar el agua en el sector lo hace sin fuerza. Es casi imposible que el agua suba hasta mí casa, debido a que está un poco alta, en comparación con las demás. Es muy difícil que el agua logre subir, incluso ni con la bomba prendida.

Siempre tenemos que esperar que nuestros vecinos llenen sus tanques y todo lo que tengan en sus hogares, para que así nos puedan pasar una manguera y nosotros poder surtir nuestro tanque y pipotes de agua.

Otro problema con el cual vivimos es la acumulación de basura en las esquinas de cada cuadra. Esto se vuelve una situación muy crítica en el sector, aún más si menciono la grave crisis sanitaria y farmacéutica que se vive en toda la región zuliana y en Venezuela.

Creo que a los camiones del aseo les prohibieron circular por cualquier vía de Primero de Mayo que no sea la principal, la avenida 23. Es por esto que cada dos días tenemos que llevar, al igual que todos los vecinos, las bolsas de basura hasta las esquinas de esta vía. Porque es allí en donde cada mañana, sin falta, pasan los camiones del aseo y recogen todo.

Juventud atormentada y en emergencia

La vida para nosotros los jóvenes zulianos no es digna. Nuestra rutina normal es una tragedia silenciada, sin poder comprar comida refrigerada por miedo a que se dañe, o, vivir al margen del transcurrir del día a día.

Se necesita una vida completa para poder contar la triste realidad del Zulia, y el infierno que vivimos los ciudadanos del estado petrolero de Venezuela en medio de la COVID-19. Es triste como día a día se te aminora el sueldo o ganancias mientras no puedes salir de tu casa. Sin electricidad, sin gas, sin telefonía, sin internet y sin agua.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver