Día 24: Cuando la naturaleza es cómplice del amor

Desde hace mucho tiempo, todos los vecinos sabían de mi existencia. Soy un árbol que vive a las afuera de un edificio color gris ubicado en una zona muy popular de Valencia, donde por cierto uno de los inquilinos fue el que se le ocurrió la idea de sembrarme justo al frente de esa edificación.  Debo confesar que sirvo de referencia para dar con la dirección del recinto. Unos se aprovechan de mi territorio para hacer reuniones en familia mientras que otros solo usan mi sombra para descansar y luego seguir su camino. 

Tres razones que destacar 

Generalmente luzco como un “árbol común” pero más adelante les explicaré tres razones que me salvan de ser ese  “árbol común”. La primera es que el mes de marzo involucra en mi un cambio tan magnifico que logro impactar a los citadinos con mi belleza deslumbrante, al vestirme de amarillo tan vibrante como el sol. 

Ahora es noticia: ¿Por qué los pemones cerraron pistas de aterrizaje en Canaima?

Araguaney en Valencia. Foto: Sydney Díaz
Foto: Sydney Díaz. Todos Ahora

La segunda es que si bien es cierto, mi nombre es árbol y mi apellido Araguaney, y aunque en mi caso nací y crecí en Valencia, todos los de mi especie forman parte del grupo de símbolos naturales que representa a mi país. Algunos consideran mi florecer un espectáculo, desde que empiezan a nacer mis flores, hasta que caen  y estas forman como especie de una alfombra en la calle. Esto es algo verdaderamente fascinante, no solo para los amantes de la naturaleza, sino también para los que desconocen de esta. 

Debo confesar que la tercera y última razón para mi es la más importante, pues en ese edificio gris que está justo al frente de mi, vive la señora Dilia, fundadora de la urbanización, la cual siempre en conversaciones donde yo soy el tema, comenta que su esposo Damaceno con el que tenía un matrimonio de más de 40 años fue quien me sembró. Sin embargo, por cosas de las vida, nunca pudo ver la primera vez en la cual florecí. 

Araguaney
Dilia y Damaceno en su matrimonio. Foto: Cortesía

Un amor y un araguaney para toda la vida 

Hace tres años, la señora Dilia, quien estuvo muy grave al sufrir un Accidente Cerebrovascular (ACV), en su proceso de recuperación que fue en el mes de marzo, pudo ver la primera vez que florecí por completo, ya que en años anteriores lo hacía a medias. Sus hijos al ver mi cambio, asociaron mi vestimenta totalmente amarilla como un regalo que le había enviado su papá desde el cielo a su mamá para que se recuperara más rápido; ahora entienden ¿Por qué no soy un árbol común? 

Durante marzo de todos los años, mes en el que el señor Damaceno cumplía años, me sigo vistiendo de amarillo para sorprender a todo el vecindario. Pero sobre todo a la señora Dilia, quien por cierto tuvo una óptima recuperación y siempre sale emocionada a tomarse fotos junto a mi. 

Finalmente, debo confesar que aunque logré sorprender a muchos, hubo algo que marcó la diferencia con los años anteriores. En este en particular pude notar las calles repletas de vientos y soledad. Lamento que por estar en tiempos tan difíciles pocos pudieron ver mi brillo. Pero a pesar de todo, como araguaney, estoy seguro que fui fuente de alegría, energía e inspiración para quienes me veían desde su balcón. 

Foto: Sydney Díaz

6 responses to “Día 24: Cuando la naturaleza es cómplice del amor

  1. Excelente historia, muy bellas esas palabras y ese arbol es demasiado hermoso ese color vivo que tiene y la historia de amor muy bella porque fue y es un verdadero que Dios los unio y los mantuvo juntos poe tantos años

  2. Excelente demasiado bueno y de verdad desde la autopista tiene muy buena vista ese Araguaney , nuevas generaciones podrán disfrutar de esa belleza. Saludos a la señora Dilia y que mi dios le siga dando mucha vida y salud .

  3. Es una historia hermosa y contada con las mejores palabras, la verdad puedo leerlo varias veces y me sigue llenando de emoción. Da mucho sentimiento que bello!.

  4. Muy bonito escrito. Se me ensancha el corazón al ver que en nuestro pais hay aún quedan personas que nos roban el aliento al escribir. Felicitacio es por tan brillante descripción de esta bella historia.

  5. Brillante historia. Fel8cidades por tan brillante descripción de lo que muchos hemos olvidado por tantos avatares del dia a dia

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver