¿Otro pacto más? Administración de Maduro con intenciones de negociar con el hampa de la Cota 905

“Aquí no se rinde nadie”. Eso afirmaban desde la directiva del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), tras la emboscada hecha por los delincuentes de la Cota 905 en la autopista Norte-Sur de Caracas. Hoy el discurso cambió completamente y la nueva “estrategia” es negociar con el hampa.

Cota 905: administración de Maduro. Foto: Cortesía

Si, sentarse en una mesa con aquellos que llevan más de seis años gozando de total impunidad, cometiendo crímenes y generando terror entre los caraqueños.

Ahora es noticia: En Carabobo también existen problemas con megabandas delictivas

La declaración de Douglas Rico del Cicpc

“Se está haciendo un estudio de alto nivel para ir primero a las conversaciones, para que este grupo de personas depongan su actitud hostil que han mantenido en la ciudad de Caracas”, afirmó el director del Cicpc, comisario Douglas Rico, en un programa radial.

Pero la orden o la iniciativa no viene desde la jefatura de la policía científica, sino del mismísimo Ministerio de Interior, Justicia y Paz. Ese que creó las llamadas “Zonas de Paz” en la Cota 905 a mediados del 2017, política que sin duda solo ha beneficiado al hampa.

Según lo dicho por Douglas Rico en la alocución, la estrategia es conversar con los delincuentes para que “depongan sus armas”. Básicamente la misma idea que en 2017.

Para entender un poco, en 2015 el Estado creó la Operación de Liberación del Pueblo (OLP) para combatir a los grupos delincuenciales que operaban en Caracas, pero nunca pudieron desarticular a la banda del Coqui, Garbis y Vampi, de la Cota 905. Fue por eso que dos años después decidieron reunirse con ellos para ofrecerles electrodomésticos y trabajos a cambio de las armas.

La idea estuvo encabezada por el viceministro de Justicia de ese entonces, José Vicente Rangel Ávalos, bajo el eslogan “el hampa quiere cambio”.

Ahora es noticia: En Carabobo también existen problemas con megabandas delictivas

Como era de suponerse, no lo hicieron, pero si acordaron no asesinar policías, tampoco secuestrar o extorsionar en la ciudad, a cambio del no ingreso de los cuerpos de seguridad a la Cota 905.

¿Se respetó ese acuerdo? Pues, como también era de suponerse, no lo hicieron. La policía no ingresó más a esas zonas, pero el hampa se desató, y es por eso que hoy estamos nuevamente en el punto en el que enfrentarlos no es opción, porque incluso el poderío de fuego de esos delincuentes es mayor al de los cuerpos policiales.

Interrogantes sobre un diálogo entre delincuentes de la Cota 905

Cómo puede la administración de Maduro reunirse con una megabanda que cada semana se burla de él. Una organización delictiva que ha asesinado a funcionarios de seguridad, a civiles inocentes, y que a punta de plomo cada día aumenta más su territorio.

La “nueva”, que realmente no lo es, estrategia policial fue anunciada por el director del Cicpc tras referirse a la emboscada que sufrieron sus funcionarios el pasado jueves a manos de las bandas de la Cota 905.

Un evento lamentable, donde quedó en evidencia todo lo que puede hacer esos criminales. Destruyeron tres patrullas, hirieron a cuatro funcionarios, lo hicieron correr y retroceder, y finalmente retirarse, dejando a los delincuentes como triunfantes.

“Ningún director de un organismo policial puede realizar acciones sin la debida autorización. Yo soy un hombre disciplinado y acato normas porque es mi deber”, afirmó Rico dando a entender que no tenía permiso para actuar.

Ese evento pareció haber marcado un precedente en ambas partes. Tal vez porque luego del hecho los mismos delincuentes desde la autopista hicieron alarde de su poder gritaron por sus radiofrecuencias “tenemos Caracas toda tomada”, y quizás por eso quienes ostentan el poder se quieren sentar en la mesa con ellos.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver