Actos vandálicos contra las universidades impactan el medio ambiente

Desde el decreto de la cuarentena en Venezuela, generada por la pandemia de la COVID-19, diversas universidades han sufrido ataques vandálicos como hurto de materiales para realizar el trabajo de campo y actividades de observación ambiental, invasiones a dependencias universitarias, robo en haciendas de las casas de estudio y deforestación de terrenos, lo que ocasiona afectaciones tanto en las actividades académicas, como en el ambiente.

En lo que va de cuarentena, hasta el 31 de julio, Aula Abierta contabilizó 139 incidentes de inseguridad dentro de los recintos universitarios, de los cuales fueron afectados en el área ambiental el Núcleo Universitario Alberto Adriani de la Universidad de Los Andes, La Facultad de Agronomía de la Universidad del Zulia, la Facultad de Ciencias Veterinarias de LUZ, el Núcleo Universitario Rafael Rangel de la ULA, el Herbario “JJ Pacheco” de la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET), la Facultad de Veterinaria de la Universidad Central de Venezuela y el Instituto Oceanográfico de la Universidad de Oriente.

Ahora es noticia: Hampa y caimán, una línea descriptiva de la condiciones de las instalaciones deportivas de las universidades

Personas destruyen la flora por los ataques vandálicos

Domingo Alarcón, Vicerrector Decano del Núcleo Universitario Alberto Adriani de la Universidad de Los Andes, manifestó que hay personas dentro de los terrenos de la ULA “robando y comercializando toda la producción de leche, además sacrifican animales para, posteriormente, ponerlos a la venta”.

Los daños ambientales producidos por las personas “invasoras” afectan a la flora, debido a la deforestación de árboles para sacar madera. Aunado a eso, Alarcón manifestó que causaron el incendio de un potrero que se extendió hasta áreas académicas, lo que causó el destrozo en el sistema de bombeo de agua potable.

“Toda la franja de seguridad del río la tienen ocupadas estas personas, deforestando toda especie de vegetal como protección del río o de la orilla del río, esto es un gran mal para el ambiente porque cuando vengan las épocas de lluvia el río va a desbordar y no va a tener el material vegetal que estaba en esa franja como zona de seguridad”, expresó el Vicerrector Decano.

Aunado a esto, los potreros son víctimas de incendios “que son pastizal para comida de ganado (…) han deforestado todo el material que tenía que ver con el proyecto de cacao, además que han sacado todo el material de la GAUDA que es otro proyecto agroforestal de la escuela de Geografía de la Universidad de Los Andes”, indicó Alarcón.

Implicaciones en el área académica

Los estudiantes de las carreras de ciencias agrarias son los más afectados, ya que los incidentes originados dentro del Núcleo Universitario Alberto Adriani limitan el desarrollo progresivo de las actividades de campo.

“Todos estos terrenos sirven como laboratorio a cielo abierto para las carreras de ciencias agrarias, así como la Estación Experimental donde se encuentran los animales, que es un laboratorio para todos nuestros estudiantes de ir hacia las prácticas con los animales (…) de no realizar la entrega o el desalojo de estas personas de los terrenos de la ULA, pues llevaría al cierre de la ULA en el Vigía”, aseguró Alarcón.

Ataques vandálicos a la fauna en haciendas universitarias

La Facultad de Agronomía de la Universidad del Zulia sufrió el robo de 73 reses en la Hacienda La Esperanza, ubicada en el kilometro 104 de la carretera Villa del Rosario-Machiques de Perijá. Así lo denunció la Decana Ana Colina de Rubio en un comunicado emitido el 8 de abril.

Por su parte, la Decana Colina, declaró para Aula Abierta que han sido víctimas de ataques vandálicos en las haciendas universitarias. “Nosotros hemos sido víctimas, incluso en las haciendas de la Facultad de Agronomía, tanto la Hacienda La Esperanza como la Hacienda Alto Viento (…) fuimos víctimas de un hurto de 73 reses, entre becerros, maute, vacas e incluso hubo la pérdida de un toro. Nuestros ordeñadores recogían el ganado y de la noche a la mañana se perdieron estos animales”.

Inseguridad en unidades de producción

Ana Colina manifestó que debido a la escasez del combustible, las vías están desoladas, lo que hace más vulnerable estas zonas, donde se encuentran las unidades de producción, de un hecho delictivo.

“Los productores del campo no solamente sufren una inseguridad jurídica, porque recordemos que hay varios intentos del gobierno de expropiar en diversas áreas, incluso, lo ha hecho al decir que son tierras improductivas, sin embargo, los productores del campo no solo adolecen de esa inseguridad jurídica, sino también una inseguridad física”, señaló Colina.

“Prácticamente, las carreteras del campo, por esa falta de combustible, son muy poco transitadas e incluso se han visto afectados también los cuerpos de seguridad que, en su momento, el general de la ZODI, Carlos Ríos recibió el informe del hurto y tuvimos el apoyo del CICPC durante la denuncia, hecha por nuestros ingenieros agrónomos que están residiendo en la finca, en el caso de la Hacienda La Esperanza, el ingeniero Edwin Torrealba y la ingeniera Marisol Urdaneta”, recalcó la Decana de la Facultad de Agronomía de LUZ, Ana Colina de Rubio.

Por otro lado, la Facultad de Ciencias Veterinarias de LUZ también sufre las consecuencias de los ataques vandálicos en cuarentena. El Decano, José Manuel Rodríguez denunció otros incidentes que también impactan al medio ambiente.

“Es de costumbre ya, de estos antisociales producir un daño a nivel de tanquilla de electricidad de alta tensión, produciendo un incendio que va, indudablemente, a producir una explosión a nivel de las subestaciones eléctricas, con cada una de estas explosiones hay una mayor emanación de gases y esto va a tener un impacto negativo sobre el ambiente”, expresó el Decano, José Manuel Rodríguez.

“Además, las veces que han ingresado a la Facultad de Veterinaria, que han entrado a laboratorios, de alguna manera, han manipulado algunos reactivos que deben de ser manejados en campanas de extracción porque causan daño en el ambiente, en la facultad y en los ambientes a nivel de laboratorio”, señaló Rodríguez.

El Decano de la Facultad de Veterinaria de la Universidad del Zulia, José Manuel Rodríguez, también mencionó a Aula Abierta que entre los incidentes de inseguridad más importantes también se encuentra la deforestación de árboles para la producción de leña.

“La Universidad del Zulia se ha convertido en el sitio de quienes viven alrededor de ella para buscar leña, pero no buscan leña de solamente los árboles que ya cumplieron su vida útil y que han caído y que pueden ser utilizados como leña, sino que se han dado la tarea de tumbar árboles para producir carbón y esto pues está causando un daño ambiental a ese pulmón que tiene la ciudad de Maracaibo como lo es la ciudad universitaria de LUZ, específicamente en el campus Antonio Borjas Romero”, reveló Rodríguez.

Terrenos de la ULA- NURR no se escapan de la invasión y los ataques vandálicos

Uno de los delitos más frecuentes, presentados en el Núcleo Universitario Rafael Rangel (NURR) de la Universidad de Los Andes durante la cuarentena, es la invasión de los terrenos, además, otorgados ilegalmente a terceros, para fines agrícolas, según denuncias del Vicerrector-Decano, Geovanny Castellanos.

“Se están invadiendo masivamente los terrenos y en los últimos tiempos hemos tenido información que presuntamente el INTI -Instituto Nacional de Tierras- ha entregado terrenos de propiedad, aún cuando hay una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, desde la Sala de Casación Social que impide que los terrenos de las universidades, destinados a la investigación, a la docencia y a la extensión, se han otorgado con fines agrícolas”, comentó Castellanos en entrevista para Aula Abierta.

El Vicerrector-Decano consideró preocupante la situación, ya que están cortando los árboles, se llevan la madera y cultivan, lo que puede generar la escasez de agua que se produce en los bosques hacia otros lugares.

“Se están llevando la madera y hasta están cultivando. En nuestros bosques se produce el 40% del agua que consumen las poblaciones de La Peñita, La Concepción, Mucuche, Pampán y hasta Tabor, más del 80% de las personas consumen agua de lo que se produce en estos bosques y que actualmente están sufriendo un 40% de intervención”, denunció Castellanos.

Herbario “JJ Pacheco” de la UNET

Por su parte, el Herbario “JJ Pacheco”, adscrito a la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET), donde especies vivas de producto de más de 40 años de investigación científica murieron debido a un hecho delictivo, registrado el 5 de junio de 2020.

En el hecho, robaron el aire acondicionado que mantenía conservados los especímenes Vegetales del Herbario JJ Pacheco. En este sitio se alojaban más de 20 mil especies vegetales colectadas en casi todas las regiones del estado Táchira.

Dentro del jardín botánico, se encontraban trabajos de profesores y estudiantes de la UNET, producto de más de 40 años de investigación, por lo que concentraron durante muchos años la historia botánica del estado Táchira.

Por: Vanessa Calatayud

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver