Acceso a internet: otro derecho humano que se vulnera en Venezuela

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, aprobó una resolución para la «promoción, protección y el disfrute de los derechos humanos en Internet”, lo que significa que el acceso a esta herramienta es considerado un derecho básico.

Venezuela lidera el internet menos libre del mundo. Foto cortesía
Internet en Venezuela

En Venezuela este servicio es uno de los más criticados por los ciudadanos, ya que el funcionamiento no es el más acorde para la población. No todos los venezolanos cuentan con internet en sus hogares.

Ahora es noticia: ¿Qué es la economía colaborativa y cómo ayuda a los jóvenes?

Todos Ahora entrevistó a Luis Serrano, coordinador de Redes Ayuda, para explicar cómo es la situación del servicio de Internet en Venezuela.

Resaltó que actualmente no existen datos oficiales sobre el acceso a internet en el país. «Sin embargo, hay datos que señalan que la penetración de internet ha subido en 71% de la población, aunque 8 de cada 10 de ellos lo hacen desde el móvil. Ahora bien, podemos ver que aunque haya aumentado la penetración de internet, eso no significa que haya aumentado la calidad del servicio», dijo Serrano.

A su juicio, el internet en Venezuela funciona  «en términos generales muy mal y se debe a que la mayoría de los usuarios tiene CANTV, que como la mayoría de las empresas estatales, no tiene una gerencia adecuada para la inversión correcta que este servicio necesita».

El acceso al internet es un derecho, ¿cómo se vulnera este servicio en el país?

El experto resaltó que no se trata únicamente de vulnerar un derecho en el país, sino todas las variables que aquí aplican.

«Una de ellas, es que CANTV no ha hecho la inversión suficiente para garantizar que su servicio llegue con calidad al usuario. En un país normal, tú puedes tomar la decisión de cambiar de proveedor de servicios, pero cuando vas a migrar a otros, los costos no le permiten a la mayoría de las personas poder cambiarse a fibra óptica. Actualmente están surgiendo nuevas iniciativas de fibra óptica al hogar, las cuales tienen precios bastante competitivos y han aumentado, en la escala de Speed Test (una página que mide la velocidad de internet). Sin embargo, la mayoría de la población no se puede dar el lujo de pagar $20 al mes, cuando el salario mínimo es de $1 y la canasta alimentaria va por $300».

«Además de eso, quienes tenemos acceso a internet, no necesariamente somos libres de visitar los sitios que queremos. Páginas como El Pitazo, Runrunes, Armando Info, tienen bloqueos por todos los proveedores de servicios de internet, vulnerando así la libertad de expresión en línea. En resumen, la mayoría de la gente tiene mal internet por parte de CANTV, no puede acceder a un servicio mejor por las condiciones económicas y quienes pueden hacerlo, no son libres de ver los portales que quieren», agregó.

Con esta información, detalló que Venezuela se mantiene en el último lugar de la región en servicio de internet. «Ahora bien, esta página mide el promedio de la velocidad de las personas que logran conectarse y hacer la medición. Pero no mide, por ejemplo, las veces que se le cae el internet a un usuario o que una persona intenta hacer la medición, pero que la calidad del internet no se lo permite. Estamos muy mal respecto a la región y peor respecto al mundo».

«Ley contra el odio» impuesta por el Gobierno de Nicolás Maduro

En noviembre del año 2017 la Asamblea Nacional Constituyente ordenó implementar la Ley constitucional contra el odio por la convivencia pacífica y la tolerancia, que trata de violentar el derecho a la libertad de expresión a través de las redes sociales u otros medios informativos a través del espacio virtual.

«El estatuto de 25 artículos castiga con penas hasta de 20 años de cárcel por “incitación al odio”, condición que se puede atribuir a manifestantes en la vía pública que protestan contra el gobierno o que expresen críticas y opiniones en redes sociales y medios de comunicación», resaltó la SIP.

Ante esta ley, Serrano señaló «es un traje a la medida para condenar a cualquiera que emita una opinión que no le guste al poder. Intenta regular la opinión del ciudadano en redes sociales y se usa para tildar de «odio» a expresiones que critican abiertamente a quienes ocupan el poder. ¿Cómo se dictamina qué es odio y qué no? Lo decide un juez. Desde RedesAyuda, hemos rechazado esta «ley» que no es más que un instrumento para violar la Libertad de Expresión en Venezuela», enfatizó el experto en seguridad digital.

Stefanny Fiffe

“El periodismo es libre o es una farsa.” Rodolfo Walsh.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver