Volver

135 casos de COVID-19 y una ciudadanía llena de incertidumbres

Para comenzar la semana, este lunes 30 de marzo, ascendieron a 135 los casos confirmados de COVID-19 en Venezuela. Aunque el régimen asegura que mantiene «la curva exponencial aplanada» y la situación bajo control, los ciudadanos se muestran desconfiados ante las cifras. Pero sobretodo surgen dudas ante las declaraciones que ofrece Maduro y su gabinete.

En primer lugar se habla de «despistaje ampliado y personalizado», esto sugiere un despliegue de personal médico que, al parecer, visita las casas de los ciudadanos que presenten síntomas asociados al COVID-19. De este modo, logran tener un diagnóstico acelerado para evitar que el virus pueda propagarse.

Ahora es noticia: Retuvieron y agredieron a novia de asistente de Guaidó

Todo suena bastante bien, lo que genera algunas dudas. En primer lugar, visitan las casas de quienes declaren en una encuesta que efectivamente tienen síntomas. Dicha encuesta está vigente en la plataforma Patria.

Esta plataforma desde su creación estuvo asociada a la política de Nicolás Maduro, por lo que quienes se inscribieron en ella y obtuvieron el famoso «carnet de la patria», eran abiertamente afectos a esta política.

Primera duda

Si la encuesta está publicada en la plataforma Patria, y solo quienes apoyan a Maduro tienen acceso a ella. ¿El despistaje es solo para «chavistas»?

Esto no queda demasiado claro, sobretodo cuando hablamos de un tema tan delicado como una pandemia.

Aunque el régimen insiste en que este es un problema humanitario y no político, hay una gran parte de la población que, hoy en día, puede ser asintomática. En un segundo caso, mucho peor, puede esa parte de la ciudadanía presentar síntomas y no ser visitada porque no tiene acceso a la plataforma mencionada.

Sobre el tercer fallecido

El día domingo se conoció que un tercer fallecido se sumaba a lista de víctimas fatales del coronavirus en Venezuela. Las versiones ofrecidas por el ministro de Comunicación del régimen, causaron impacto, y más dudas, en la población.

En primer lugar se conoció que el fallecido era un señor de 60 años de edad. Residente de la parroquia Antímano en Caracas, de profesión taxista.

Según Jorge Rodríguez, este señor comenzó a presentar síntomas desde el pasado 29 de febrero. Fecha para la que aún no se había confirmado ningún caso en el país.

Ahora bien, según el periodista Román Camacho el fallecido sufrió un Accidente Cerebrovascular en diciembre y estaba en silla de ruedas.

¿Dónde pudo contraer el virus? Y la respuesta sería sencilla, pero el régimen fue reiterativo en que no había contagio comunitario. En la primera semana enfatizaron que «todos los casos son importados», luego dijeron que estas personas que viajaron contagiaron a otras cercanas, como familiares.

Por último respecto a este caso se dijo que estaban tras la pista de las personas que pudieron ser clientes del señor en ese tiempo, ya que podrían ser posibles contagiados. Es entonces cuando ambas versiones se contradicen, porque el paciente no salía a trabajar, estaba retirado.

Desconfiados ante las cifras

Finalmente, lo que sí es cierto es que Antímano podría ser un importante foco de la epidemia en el país. Estamos hablando de un caso que data de días anteriores a la confirmación de casos en Venezuela.

Antímano posible foco

Ahora, volviendo al tema del despistaje, el equipo de Todos Ahora contactó a una habitante de la parroquia Antímano, específicamente en La Casona parte alta de Santa Ana.

Allí, Stefanny Pérez, comentó que la mayoría de los vecinos poseen carnet de la patria y han contestado la respectiva encuesta. Además «hay mucha tos», en la zona.

Entonces, la encuesta debería estar reflejando que en esa zona podría haber un foco de la enfermedad, pero igualmente no han sido visitados.

Hay baches en la información que manejan los ciudadanos actualmente, lo que hace que estos se mantengan desconfiados ante las cifras verdaderas de contagio, y la repercusión del virus en el país.

¿Te gustó lo que leíste?

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!