Las claves del Venezuela – Argentina

La Selección Nacional volvió a la acción en las Eliminatorias Suramericanas y cayó derrotada 1-3 ante su similar de Argentina este jueves en el Olímpico de la UCV. Lamentablemente, los días previos al choque estuvieron nuevamente convulsos, después de la dimisión de José Peseiro como Director Técnico, la designación de Leo González como entrenador de forma interina durante esta triple fecha y las bajas que fueron confirmándose una tras otra, como en el caso de Yangel Herrera, Yordan Osorio, Darwin Machís, Fernando Aristeguieta o Salomón Rondón. La derrota hace que el panorama camino a Catar sea mucho más complicado, pero primero vamos a analizar los puntos más importantes que se pueden rescatar de este último partido.

Vinotinto. Venezuela-Argentina

El atrevimiento de Leo González

Ciertamente Peseiro en las últimas convocatorias había implementado un esquema de juego que buscaba armar el equipo desde atrás, en buena parte debido a las circunstancias que tuvo que enfrentar. Sin embargo, en su trayectoria en el fútbol nacional, tanto con Deportivo La Guaira como con Deportivo Lara, Leo González ha desarrollado un estilo práctico y que busca tener un equipo ofensivo, pero balanceado. Es decir, que sepa atacar con inteligencia sin quedar expuestos en la retaguardia. Si sumamos esto a que el trujillano hasta el momento está designado de forma interina y que solo tuvo dos días para trabajar con el grupo, era de esperarse que no “reinventara la rueda” y simplemente encarara este partido con su estilo de siempre.

Ahora es noticia: Asistentes al partido Venezuela-Argentina denunciaron abuso policial

Ver a la Selección Nacional salir con dos delanteros, con Yeferson Soteldo y Jefferson Savarino intentando ser incisivos por las bandas, con salida del balón desde el fondo y con un “Brujo” Martínez haciendo ese “box-to-box” para prestar apoyo, le dio frescura y unos primeros minutos en el que, no se puede decir que la Vinotinto dominó a placer ni que acorraló a la Albiceleste, pero si logró que el trámite fuese equilibrado los primeros minutos, más allá de un susto con un balón que pegó en el travesaño. Sin embargo, el plan inicial solo pudo durar poco más de 20 minutos.

Una serie de eventos desafortunados

La mala fortuna nuevamente se hizo presente, cuando Argentina intentaba atacar con un balón filtrado buscando a Ángel Di María y mientras “Sema” Velásquez intentaba ir a la marca, pisó un bache en el gramado del Olímpico y terminó cayendo y lesionándose gravemente, ya que se confirmó posteriormente que tiene una rotura total del tendón de Aquiles, lo que lamentablemente lo dejará fuera de las canchas por varios meses. Aprovechamos de desearle a “Sema” una pronta y exitosa recuperación.

Este fue el inicio de una serie de acontecimientos que terminaron definiendo el partido. Leo González dio ingreso a Adrián Martínez, de muy buena actuación en la pasada Copa América, para sustituir al lastimado Velásquez y esto hizo que la zaga se comenzara a desordenar, no por culpa de Martínez, sino por el cambio inesperado de dinámica que lleva una lesión tan temprano en un partido. Los nervios se hicieron presentes y luego de apenas 5 minutos el guayanés cometió un error garrafal, al hacer una entrada muy imprudente sobre Lionel Messi que luego de la revisión del VAR derivó en que el jugador del Deportivo La Guaira se fuese expulsado del compromiso.

Cambio de planes

Con la expulsión de Martínez, Leo González tuvo que rearmar el equipo y sacrificar a Eric Ramírez, quien estaba haciendo su tan esperado debut con la Selección Nacional, para dar ingreso a Mikel Villanueva. Una lástima por el actual jugador del Dinamo Kiev y, al menos por lo que se vio en cámara, un buen manejo por parte del técnico, pese al estrés de la situación, al llamar al jugador inmediatamente para conversar y calmar dentro de lo posible su molestia por ser sustituido.

Lo cierto es que el plan había cambiado totalmente y ahora la Vinotinto tenía que enfocarse en mantener el cero en el arco, previendo que Argentina, viéndose en superioridad numérica, se iba a venir encima. La tarea era cada vez más difícil y el caos se hizo presente en jugadas puntuales, con pérdidas en la salida, falta de criterio para despejar el balón y faltas que podían haberse evitado y que son producto de la falta de concentración y el agotamiento que va haciendo mella, hasta que llegó el gol argentino en la última jugada de la primera mitad por intermedio de Lautaro Martínez, un pase filtrado encontró al delantero del Inter de Milán plenamente habilitado por una defensa que se quedó parada y que el ex jugador de Racing no dudó en mandar al fondo de la red.

Baldes de agua fría

Pese a tener un hombre menos en cancha, Venezuela salió con una actitud más equilibrada en el complemento. Leo González dio ingreso a Daniel Carrillo por Jefferson Savarino y armó una línea de cinco en el fondo, con un equipo que buscaba aprovechar el despliegue del “Brujo” Martínez para ayudar a Soteldo y Josef Martínez en el frente de ataque. Con esto, Venezuela pudo generar algunas ocasiones, siendo la más peligrosa un disparo de Soteldo desde el borde del área que se desvió en un defensor albiceleste y casi se cuela en el ángulo. No obstante, cuando quizás la Selección tenía su mejor momento en la segunda mitad, llegaron dos goles argentinos en menos de tres minutos, primero Joaquín Correa y luego Ángel Correa. Nuevamente las lagunas defensivas se hicieron presentes y poco pudo hacer Wuilker Faríñez para evitar ambos tantos. El partido lamentablemente estaba liquidado.

Las notas altas

Pese a los tres goles, Wuilker Faríñez tuvo otra buena jornada en el arco Vinotinto. Quizás un error en una jugada (la misma en la que Adrián Martínez resultó expulsado) en la que dio un rebote al medio que afortunadamente no pudo concretar Lautaro Martínez. Pero de resto no se le puede achacar responsabilidad en ninguno de los tantos albicelestes. Nahuel Ferraresi tuvo un buen inicio, por ejemplo, en un balón que le roba con mucha personalidad a Messi, pero lamentablemente después se contagió de las lagunas mentales que aquejaron a la zaga jugando con uno menos. El “Brujo” Martínez fue un ejemplo de dinámica y despliegue físico, incluso haciendo gestos para levantar al equipo en los momentos más difíciles. No obstante, el mejor de la cancha por Venezuela fue Yeferson Soteldo. El jugador del Toronto FC mostró su habitual desparpajo y fue quien generó mayores problemas a la defensa argentina, también ayudó en el retroceso (cosa que se le reclamaba en otras épocas) y al final del partido recibió la falta y cobró el penal, como no, a lo Panenka, para anotar el gol del descuento. El exfutbolista del Zamora ha hecho méritos para seguir en la titularidad.

Las notas bajas

Lamentablemente la mala decisión de Adrián Martínez condicionó el resto del partido y son errores que a este nivel se pagan muy caro. Lo importante para él va a ser pasar la página rápidamente y seguir trabajando y perseverando. El fútbol da revancha y seguramente le llegará otra oportunidad. Por otro lado, a Alexander González, pese a que como siempre dio todo lo que pudo, se le notó la falta de ritmo competitivo de los últimos meses, perdió un par de balones en salida y un recorrido infructuoso por su banda derivó en la jugada del primer gol y luego tanto el como el resto de la defensa cometieron errores puntuales, producto del desgaste de andar corriendo detrás del balón con uno menos, que hicieron que el partido se abriera en el segundo tiempo.

¿Y ahora?

Con los resultados de ayer Venezuela es última en la tabla y por la lesión y la expulsión no contará con “Sema” Velásquez y Adrián Martínez, respectivamente. Esto le deja a Leo González el reto de encontrar la mejor pareja posible para Ferraresi en el centro de la defensa entre Mikel Villanueva, John Chancellor y el recién convocado de emergencia, Francisco La Mantía. Por si esto fuera poco, el resto de la doble fecha será de visita en Lima y en Asunción. Lo bueno dentro de todo esto es que la diferencia con los puestos de clasificación es de apenas cinco unidades, por lo que matemáticamente es posible llegar hasta allí, pero esto requerirá obtener resultados en lo inmediato y prácticamente da la obligación de ganar en estos dos compromisos para entrar nuevamente en la pelea. El panorama es muy complicado, decir algo distinto es pretender tapar el sol con un dedo, pero si se acompaña a la Selección en las buenas, también sería bueno acompañarla en las malas, como ahora. La confianza en que el grupo dará todo de sí para enderezar el rumbo siempre va a estar.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver