Las camas de cartón para evitar el sexo entre atletas en los JJOO

Los organizadores de los Juegos Olímpicos han sorprendido a propios y extraños con las medidas de seguridad sanitaria para evitar los contagios de coronavirus. Una de las medidas extraordinarias es la prohibición de sexo entre atletas, para ellos han puesto camas de cartón que soportan el peso de una sola persona.

Las camas de cartón para evitar el sexo entre atletas en los JJOO 0

Ahora es noticia: Casos de coronavirus en hotel donde se alojan atletas brasileños en Tokio

El Comité Olímpico Internacional (COI) y la organización se ha encargado de entregar 18.000 camas fabricadas con cartón que solo soportan el peso de un atleta, para así evitar que los participantes puedan exponerse al coronavirus por medio del sexo. Además, los materiales son sostenibles y reciclables para ayudar al medio ambiente. Japón quiere demostrar al mundo entero que pueden ser un país que ayude al planeta a pesar de ser un gran emisor de carbono.

“Esas camas pueden aguantar hasta un máximo de 200 kilos. El comité organizador pensó en objetos reciclables, y la cama fue una de las ideas”, explicó Takashi Kitajima, director general de la Villa Olímpica, en una rueda de prensa con medios locales.

Prohibido saltar en las camas de Tokio 

“Hemos realizado pruebas, como lanzar peso en las camas. Mientras haya una persona recostada, deberían ser lo suficientemente sólidas para soportar la carga. Por supuesto, la madera y el cartón se romperían si saltaras sobre ellos”, finalizó.

Asimismo, no entregarán preservativos como una acción para persuadir a los atletas a no tener relaciones sexuales. Mantener la distancia de un metro, tener los comedores separados, utilizar plásticos como separados para evitar la emisión de saliva son otras alternativas de los JJ. OO.

Para evitar una ola de contagios entre los deportistas, serán realizadas 80 mil test de coronavirus, cualquier positivo será aislado de manera inmediata. Otra medida poco común será la de entregar las medallas a los ganadores en las manos y no ponerlas en el cuello, como era una costumbre.

 

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver