Fórmula 1: Las claves del Gran Premio de Azerbaiyán

Lo que parecía una carrera relativamente tranquila en las calles de Bakú se convirtió en un pandemonio en las últimas vueltas. Accidentes, banderas rojas, polémica y varios cambios en la proyección de puntos en los mundiales de pilotos y constructores se dieron en una jornada no apta para cardiópatas, por lo que pasaremos a revisar las claves de este Gran Premio de Azerbaiyán. ¡Comenzamos!

Referencial / Cortesía
Gran Premio de Azerbaiyán / Referencia – Cortesía

Gran Premio de Azerbaiyán: Se intercambian los roles

Parte fundamental del éxito de Mercedes en los últimos años radica en que casi siempre tienen a sus dos pilotos en las posiciones de vanguardia. A esto hay que sumarle que desde 2017, con la llegada de Valtteri Bottas al equipo, pudieron reorganizarse con un piloto líder, Lewis Hamilton) y el finlandés asumiendo un rol de escudero, en contraste con Nico Rosberg, que fue un acérrimo rival para el británico.

Ahora es noticia: Yoel Finol consiguió cupo a los Juegos Olímpicos de Tokio

Esta estructura ha permitido a los alemanes tener mayor cantidad de variables estratégicas que obligan a sus rivales a tomar decisiones apresuradas y particularmente desde 2020, cuando Ferrari dejó de tener una opción clara por la victoria, han podido hacer constantemente un dos contra uno a Red Bull y Max Verstappen.

No obstante, la historia fue totalmente opuesta en la carrera del domingo. A pesar de que Hamilton pudo superar rápidamente a Charles Leclerc, quien había largado desde la pole, justo detrás venía Verstappen y el mexicano Sergio Pérez en ambos Red Bull, adelantando también al monegasco y manteniéndose detrás del británico. Esto obligó a Mercedes a llamar al box a Hamilton, pero el equipo hizo una parada muy lenta, a la vez que ambos pilotos del equipo de las bebidas energéticas aceleraron el ritmo y pararan inmediatamente después, saliendo ambos delante del heptacampeón del mundo.

Bottas, por su parte, salió de la décima plaza y no pudo progresar hacia adelante, completando un lamentable fin de semana y dejando solo a su compañero en la lucha por la vanguardia. El resultado fue que Mercedes recibió una cucharada de su propia medicina, Hamilton no pudo adelantar a Pérez por la segunda plaza, haciendo que Verstappen en teoría rodara cómodamente camino a la victoria, o eso pensábamos todos hasta que se desencadenó la locura.

Confusa dirección de carrera

Faltando tan solo cinco vueltas para el final y cuando se pensaba que Max Verstappen tenía la victoria prácticamente asegurada, llegó el infortunio para el neerlandés, cuando sufrió un pinchazo en la rueda trasera izquierda en plena recta principal a más de 300 km/h que le hizo irse contra el muro y abandonar el Gran Premio, dejando para la posteridad la postal del joven piloto sumido en la frustración mientras pateaba el caucho responsable del accidente.

De forma casi inmediata salió el Safety Car, dando a entender que terminaría de esta forma la carrera. Sin embargo, el director de carrera, Michael Masi, ante la comunicación recibida por varios equipos, entre ellos el propio Red Bull, y muy probablemente buscando generar un poco más de espectáculo, decidió un par de giros más tarde ordenar la bandera roja y detener la carrera temporalmente mientras los comisarios removían el auto y los escombros producto del percance, logrando que todo el fin de semana se redujera a un sprint de tres vueltas.

Lo mencionado anteriormente no tiene nada de malo, de no ser porque en el giro 31 Lance Stroll en su Aston Martin sufrió un incidente prácticamente igual al de Verstappen en la misma sección del circuito e incluso en un punto más riesgoso para el resto, ya que fue antes de la entrada a boxes. En ese minuto dirección de carrera resolvió solo enviar al auto de seguridad. Lo criticable en esta situación es que, al ser accidentes prácticamente calcados, deja en evidencia que no se están tomando decisiones bajo un criterio consecuente, sino que están privando otros factores e intereses más allá de la seguridad de los pilotos.

Por ejemplo, de haber sacado la bandera roja después del choque de Stroll, los comisarios hubiesen tenido la pista totalmente libre para sacar con tranquilidad todos los residuos resultantes, evitando que los pilotos se encontraran con alguna pieza de fibra de carbono del Aston Martin en el resto del Gran Premio. También esto hubiese permitido a los equipos cambiar los neumáticos en sus bólidos, reduciendo el riesgo de que alguno pudiese colapsar debido al alto desgaste en las últimas etapas de la carrera.

Esta circunstancia muy probablemente hubiese podido evitar el problema de Verstappen. Pero más allá de eso, no es la primera vez que esto ocurre y es algo que la FIA debe revisar de cara al futuro.

Final de infarto en el Gran Premio de Azerbaiyán

Lo cierto es que esta bandera roja desató la locura en las calles de Bakú. “Checo” Pérez quedó como líder de la carrera, seguido de Lewis Hamilton, que estaba hambriento por obtener la victoria y maximizar aún más el efecto que tendría el abandono de Verstappen en el Mundial de Pilotos. Más aún tomando en cuenta que la reanudación sería con salida detenida, una de las especialidades del británico. Se veía venir una lucha a muerte en tan solo tres vueltas al trazado en Azerbaiyán.

Se dio la nueva salida y Hamilton arrancó como un obús ante la que parecía ser una infructuosa maniobra del mexicano por bloquearle. Sin embargo, en la primera curva no pudo detener su Mercedes a tiempo y siguió de largo hacia la escapatoria, resultando en que no solo la victoria, sino la posibilidad de sumar siquiera alguna unidad, se esfumaran para el británico y también para su equipo, ya que su compañero Bottas también estaba fuera de los puntos. Craso error del heptacampeón del mundo, acompañado quizás por un sobrecalentamiento de sus frenos en la vuelta previa o alguna deformación por haber estado tanto tiempo fríos después de haber estado alrededor de 50 vueltas a ritmo de carrera. Esto también le sirvió en bandeja de plata el triunfo a Sergio Pérez, logrando el segundo lauro de su carrera y primero con Red Bull para finalizar una carrera que parecía mas bien extraída de un guion de película.

Vettel celebra de nuevo

El alemán hizo una carrera extraordinaria, acompañado por una excelente estrategia de Aston Martin, que le valió para terminar segundo detrás del mexicano Pérez, consiguiendo así su primer podio desde el Gran Premio de Turquía 2020 (en aquella oportunidad lo hizo con Ferrari) y el primero para su equipo bajo esta nueva denominación. Junto con la jornada de Mónaco puede significar un pequeño repunte para el tetracampeón del mundo, lo cual sería muy positivo para el Gran Circo.

El tercer peldaño lo ocupó Pierre Gasly, que con su Alpha Tauri fue protagonista de una bonita lucha con Charles Leclerc en su Ferrari y el McLaren de Lando Norris, que culminaron cuarto y quinto, respectivamente. Les siguió Fernando Alonso, que aprovechó su gran talento en las salidas para adelantar hasta cuatro rivales en el relanzamiento, otorgándole esa sexta plaza. El resto de las plazas de puntos fueron para Tsunoda, Sainz, Ricciardo y Räikkönen, con la curiosidad de que 7 de los 10 equipos que forman parte de la Categoría Reina (Red Bull, Aston Martin, Alpha Tauri, Ferrari, McLaren, Alpine y Alfa Romeo) estuvieron representados en el top-10, dejando fuera solo a Mercedes, Williams y Haas.

La fortuna sonríe al toro

El abandono de Verstappen y la decimoquinta plaza de Hamilton dejaron a ambos con las manos vacías, manteniéndose así la ventaja de cuatro unidades del neerlandés al frente del campeonato. Sergio Pérez escaló hasta la tercera posición, con 69 puntos, seguido de Lando Norris con 66 y Charles Leclerc con 52, mientras que Valtteri Bottas en el otro Mercedes cayó hasta la sexta ubicación.

En el mundial de constructores, por su parte, Red Bull fue el gran ganador de la jornada, ya que logró 25 puntos por la victoria de “Checo”, mientras que su rival se fue sin unidades de Azerbaiyán, con esto la ventaja en el liderato de los austríacos aumenta a 26 unidades (174 a 148). Mientras que Ferrari sigue en la tercera plaza, pero sus 94 puntos apenas le dan un pequeño margen con McLaren, que cosecha 92.

La próxima cita será en Francia en dos semanas más, comenzando una cadena de tres domingos consecutivos con Gran Premio de Fórmula 1, el primero en tierras galas y los dos siguientes en el Red Bull Ring en Austria, acercándonos de esta forma a la mitad de la temporada. Promete mucho esta temporada en el Gran Circo. ¡Nos vemos pronto!

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver