Estadio de Béisbol Menor La Rinconada será recuperado por jóvenes en Nueva Esparta

Siete años abandonado y a merced del hampa que desvalijó las instalaciones, se encontraba el Estadio de Béisbol Menor La Rinconada. Fue inaugurado en julio de 1995  para la celebración de un campeonato nacional y a su vez serviría de sede a la Escuela de Beisbol Menor (EBM) Antolín del Campo en el estado Nueva Esparta.

Escuela de Béisbol Menor

El terreno se convirtió en una selva, mientras los delincuentes iban cargados con malla protectora, puertas, ventanas, cableado eléctrico, piezas sanitarias, partes metálicas y todo lo que pudieron. En los últimos dos años la EBM también fue desapareciendo por falta de respaldo.

Ahora es noticia: Venezolana de Diamante: Yulimar Rojas triunfó en Zúrich y estableció récord

Pero no todo está perdido. Un grupo de cinco jóvenes, liderado por Junior Rodríguez y el apoyo de algunos padres se han dedicado en los últimos ocho meses a la recuperación del espacio deportivo. Comenzaron con la limpieza del terreno y de las áreas internas y externas del estadio.

Cortaron los arbustos y la maleza, retiraron basura y desechos. Aunque falta mucho por hacer todavía, la habilitación del campo ha permitido comenzar los entrenamientos. Inicialmente fueron dos niños, y a la fecha van 60 en las categorías preinfantil, infantil y prejunior.

Aprender con normas en el Estadio de Béisbol Menor La Rinconada

Y es que para Junior Rodríguez el beisbol es su pasión. A sus 22 años está al frente del proyecto dirigido a la preparación de los muchachos como peloteros y personas, en esa comunidad al norte de la isla de Margarita.

Aprender y divertirse es parte de la filosofía que aplican pero no faltan las normas. “Aquí hay reglas. Disciplina, respeto y fundamentos del beisbol”, se enseñan a los que se acercan a las instalaciones. La idea es incorporar a los que en situación de riesgo pueden encontrar en el deporte una forma de encaminarse en la vida.

Rodríguez cuenta animado cómo han comenzado a ver resultados, cambios tanto en el comportamiento de los niños y jóvenes, como en su desempeño como peloteros. “Hay mucho entusiasmo”.

La meta siguiente es sumar a los representantes que juegan un papel importante en el respaldo que pueden ofrecer a sus hijos. También en el objetivo de continuar mejorando la estructura, así como los baños y los dogout que fueron desmantelados.

También la dotación de material para los entrenamientos: son necesarios bates y pelotas acordes a las categorías de los niños y adolescentes.

Seguir creciendo

Junior Rodríguez por la fuerza del destino no llegó a concretar su objetivo de convertirse en pelotero profesional. Sus conocimientos los transmite con el propósito de realizar ese sueño a través de cada uno de sus alumnos.

“En el positivismo está la ganancia. Esto es nuevo para nosotros. Trabajé en una academia y lo que aprendí lo aplico aquí. No estamos al 100% pero hemos avanzado. No es fácil levantar una escuela. Con el dinero que hemos reunido compramos algunas cosas, pero nos falta mucho”.

¿Cómo enfrentan los problemas?

“La fuerza está en la unidad. Somos un solo equipo: atletas, entrenadores y representantes. Aquí se resuelven los problemas en paz, unidad y con mucha comunicación”, cuenta Junior Rodríguez, mientras hace un alto en la práctica de esa tarde.

El proyecto DJ tiene como sede el estadio de Beisbol Menor La Rinconada en el municipio Antolín del Campo, en el estado Nueva Esparta. Entrenan de lunes a viernes de ocho a 11 de la mañana para las categorías preinfantil e infantil, y de tres a seis de la tarde para el prejunior.

“Las puertas están abiertas para la recuperación de niños y jóvenes en situación de riesgo. No nos rendimos, queremos pelotas y bates aunque sean usados, y uniformes”.

 

 

 

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver