Analizamos a José Pékerman

El pasado martes 30 de noviembre, luego de varios meses en los que seguramente transcurrieron arduas negociaciones, la Federación Venezolana de Fútbol en rueda de prensa anunció la contratación del argentino José Néstor Pékerman como nuevo seleccionador nacional. El estratega llega con un plan de trabajo que también incluye a las categorías inferiores, de la sub-15 en adelante y con la firme intención de aspirar a clasificar al Mundial 2026, según manifestó en sus propias declaraciones. Es por esto por lo que, a continuación, analizaremos los puntos fuentes, y los no tanto, del nuevo director técnico de la Vinotinto.

José Néstor Pékerman
Foto: FVF

Los pergaminos de Pékerman

No tiene discusión que el argentino tiene una hoja de vida nutrida, con casi 40 años de experiencia en el banquillo, tanto en categorías juveniles como en la mayor. Comenzó su carrera en su país, dirigiendo las inferiores de Chacarita Juniors y luego de Argentinos Juniors, club con el que vivió también sus mejores años como futbolista. También tuvo un paso por las juveniles del Colo Colo chileno.

Ahora es noticia: Cristiano Ronaldo superó la barrera de los 800 goles y continúa haciendo historia

Sin embargo, sus primeros grandes logros llegaron cuando llegó al banquillo de las selecciones juveniles de Argentina. Con las cuales logró un tercer lugar en el mundial Sub-17 de Ecuador en 1995 y tres campeonatos del mundo Sub-20 en Catar 1995, Malasia 1997 y en la propia Argentina en 2001. Durante este período dirigió a futbolistas de la talla de Juan Román Riquelme, Pablo Aimar, Javier Saviola, Andrés D’Alessandro o Juan Pablo Sorín.

Empalmando con el proyecto presentado por Pékerman y la FVF el pasado martes, este es un punto muy fuerte, porque también incluye a las categorías juveniles de la Selección Nacional, a partir de la Sub-15. Ciertamente, lo más probable es que la dirección técnica de esos equipos le quede encomendada de forma directa a alguno de los miembros de su cuerpo técnico, pero bajo supervisión y seguimiento del propio Pékerman, que como podemos ver tiene una amplia experiencia y éxito en la formación de jugadores y seguramente esto traerá un aporte importante.

Además, esta es una línea de trabajo que podríamos decir que no se ve desde la era de Rafael Dudamel en el banquillo Vinotinto, con el atenuante de que en aquel recordado campeonato Sub-20 de 2017, fue el propio Dudamel quien tomó las riendas del equipo. Después de este torneo, y probablemente como consecuencia de la mala relación entre el yaracuyano y la directiva de la FVF en aquel momento, no todos los cuerpos técnicos juveniles comulgaban con el plan de trabajo del actual entrenador del Deportivo Cali.

En este caso, al tener Pékerman la supervisión de las categorías juveniles, se puede trabajar en una sola línea, en la que los futbolistas puedan ir desarrollando un estilo y una forma de entrenar que después, cuando arriben a la mayor, no les resultará extraña. De modo que este aspecto puede ser incluso más importante que el propio plan de trabajo que tenga el argentino con la Vinotinto absoluta.

Volviendo a la hoja de vida del nuevo seleccionador nacional, tenemos que en 2004 asumió la dirección técnica de la albiceleste, con la cual disputó el Mundial de Alemania 2006, donde cayeron eliminados en cuartos de final ante el equipo local, en aquella recordada tanda de penales del misterioso “papelito” que tenía el meta teutón, Jens Lehmann.

Luego de algunas experiencias en México, con Toluca y Tigres, el argentino volvió al mando de una Selección Nacional, esta vez en Colombia. En este caso los resultados hablan por si mismos, con los cafeteros clasificando en 2014 nuevamente a una Copa del Mundo, cita en la que habían hecho presencia por última vez en 1998. En Brasil hicieron un gran torneo, con James Rodríguez como figura y en el que cayeron en cuartos de final en un partidazo ante la canarinha.

Colombia se hizo nuevamente presente en Rusia 2018, también bajo la dirección técnica de Pékerman. En esta cita cayeron en octavos de final en tanda de penales frente a Inglaterra y con un gol agónico de Yerry Mina en el tiempo añadido.

De estas experiencias se pueden sacar dos conclusiones, la primera es que Pékerman tiene amplia experiencia mundialista, y la segunda es que también la tiene disputando las Eliminatorias Suramericanas. Es un entrenador que sabe la intensidad, competitividad y menesteres que se pueden presentar y que, sin duda, es un gran aspecto positivo del nuevo seleccionador nacional.

Estilo de juego

Los equipos dirigidos por Pékerman son propensos a tener vocación ofensiva, pero sin perder el orden en el fondo. En este aspecto, el argentino es propenso a adaptarse a su rival de turno y hacer ajustes a su esquema para potenciar a su equipo y mantener el orden de ser necesario. También, cuando tuvo a cargo a jugadores como Riquelme o James, estuvo abierto a dejarlos jugar libres en la mitad de la cancha y que pudieran aportar de mejor forma al equipo. Otro aspecto positivo es que, sin ser un obsesivo de la materia, si trabaja de buena forma las jugadas a balón parado, por lo que defensores como Roberto Ayala, Juampi Sorín, Mario Alberto Yepes o Yerry Mina se convirtieron en amenazas en las áreas rivales.

Quizás el mayor problema que puede tener el estratega rioplatense es que en algunas ocasiones es un tanto rígido con los nombres con los que cuenta para ver acción, sobre todo en partidos importantes. Quizás el caso más claro es cuando un joven Lionel Messi se quedó en el banco en aquel partido de cuartos de final ante Alemania. La consecuencia de esto es que en los compromisos en que el plan original falle, quizás las alternativas que presente el seleccionador sean las que ya el rival espera y sea más difícil darle vuelta a la papeleta.

¿Cuáles son sus aspectos negativos?

En verdad no hay muchos “peros” que se le puedan encontrar al nuevo técnico. El primero es el más evidente, y es que Pékerman cuenta ya con 72 años, que serán 77 al momento de disputarse el Mundial 2026. Aun asumiendo que el estratega se encuentre bien de salud y con energía para disputar un proceso eliminatorio a la magna cita, que al menos de sus declaraciones se desprende que es así, tenemos como escenario más probable que Pékerman sólo pueda llegar a cumplir el contrato firmado hasta 2026 y no hacer un proceso más largo al mando de la selección.

Otro tema que puede generar preocupación fue la forma en la que salió de la Selección Colombia, pese a sus resultados más que positivos. El argentino siempre ha sido respetuoso y profesional y ha declinado en reiteradas oportunidades dar detalles de aquel episodio. Sin embargo, varios reportes del vecino país indican que parte del conflicto se dio por la supuesta intervención de Pascual Lezcano, quien también es representante del entrenador, en algunas decisiones tomadas en el entorno de la selección cafetera. Lezcano también forma parte del equipo que llega con Pékerman al banquillo Vinotinto, como Manager de Selecciones Nacionales. 

Conclusiones

Pékerman es un técnico con amplia experiencia que llega a la Selección Nacional con un plan de trabajo sólido e integral, que contrasta mucho con la improvisación que ha reinado en la Vinotinto en los últimos años. Su experiencia en categorías inferiores permitirá también potenciar a los futbolistas que vienen surgiendo y claramente los resultados obtenidos en la cancha en sus ciclos mundialistas anteriores fueron positivos.

El cierre de las Eliminatorias rumbo a Catar 2022 será un laboratorio ideal para que el argentino pueda poner en práctica e inculcar su idea a los jugadores, siempre con la mirada puesta en la clasificación a 2026. De momento, tendrá que lidiar con los supuestos roces internos y polémicas en las que se han visto envueltos algunos referentes, como Salomón Rondón, Josef Martínez o Yeferson Soteldo, pero claramente Pékerman tiene la experiencia y jerarquía suficientes como para ser tajante en la determinación que tome al respecto.

Otra duda que se puede presentar no depende del entrenador, sino de la propia FVF. Si bien el anuncio de la contratación del rioplatense llegó con la noticia de que se había saldado la deuda con José Peseiro, hay que ver si realmente el ente federativo puede cumplir con los compromisos económicos acordados con Pékerman y su equipo. Por otro lado, también tiene como tarea pendiente resolver (o al menos ser un catalizador para ello) los diversos y graves problemas estructurales del fútbol nacional. Desde las deudas que tienen muchos de los equipos del torneo local, pasando por la estructura del torneo y demás inconvenientes, dado que todo esto, nos guste o no, afecta también el entorno de la Selección.

¿Tener a Pékerman es garantía de clasificar al Mundial de 2026? Por supuesto que no, porque los partidos primero hay que jugarlos y la competencia es muy dura. Sin embargo, tener un hombre de su talla en el banquillo y leer o escuchar sus primeras declaraciones es un rayo de esperanza para por fin cumplir el sueño de asistir a una magna cita. Veremos que dice el tiempo al respecto.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver