Venezuela como arena de combate en el Consejo de Seguridad

El pasado 20 de mayo, se llevó a cabo una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU convocada por Rusia, para discutir lo ocurrido el pasado tres y cuatro de mayo, la llamada “Operación Gedeón”. La misma fue calificada por el país antes mencionado como un intento de incursión armada.

La intención de este encuentro era emanar una declaración para rechazar cualquier acción armada en Venezuela. En esta discusión, hubo diversas participaciones. Dentro de ellas se destacaron la del representante ante la ONU del régimen, Samuel Moncada; la del embajador alterno de Rusia ante la ONU, Dmitry Polyanskiy; Kelly Knight Craft, la representante de Estados Unidos y Guillermo Fernández Soto, el portavoz de Colombia.

Ahora es noticia: Sin Mordaza lanzó campaña para activar la señal libre de DirecTV desde el exterior

¿Qué dice la ONU?

Rosemary Dicarlo, secretaria general adjunta de las Naciones Unidas para Asuntos Políticos y de Mantenimiento de la Paz, declaró sobre el tema, según el portal de noticias de la ONU. Expresó que está «convencidos de que la negociación entre los principales actores políticos de Venezuela es la única vía para salir de la actual crisis. De cara a la pandemia de COVID-19, es más urgente que nunca un acuerdo que fortalezca la gobernanza democrática con respeto de los derechos humanos y del estado de derecho”.

Esto es una muestra de cómo ve las Naciones Unidas algún tipo de cambio político en el país. Por lo que solo puede ser posible, según esta organización, mediante la negociación de los actores políticos y, siendo necesario, un Gobierno Nacional de Emergencia.

Es notable que se necesita una transición política desde la perspectiva de la organización, pero también se muestra una cierta inclinación a la propuesta del Gobierno de Emergencia Nacional, lo cual es un paso más cerca de la negociación y el diálogo que quiere la ONU y lo propuesto por EEUU y la Presidencia (E).

 El Secretario General de esta institución estableció el pasado 04 de Mayo que “La forma de resolver la crisis es el diálogo político y el respeto de los Derechos GHmanos”, según la misma fuente. Sin embargo, el respeto de estos no existe por parte de Maduro, por lo que sentarse a negociar como en experiencias pasadas, solo ha llevado a que sigan violando DDHH.

Se necesitan más actores, que solo los políticos Venezolanos, para que un diálogo tenga sentido. La comunidad Internacional, por ejemplo, sería uno de los elementos claves para esto.

Otras declaraciones

Las declaraciones de Samuel Moncada señalaron a Colombia y a Estados Unidos de ser los autores de esta acción armada. Rusia igualmente haciendo énfasis en la responsabilidad del país del norte. Dmitry Polyanskiy señaló que “Estados Unidos tiene una historia de trato a los países latinoamericanos como su patio trasero”. Hoy, Venezuela está en el menú”. 

EEUU y Colombia se encargaron de desmentir esto. El primero dijo que estas son “acusaciones fantasiosas”. El segundo resaltó la grave situación que está viviendo el país venezolano.

En este Consejo de Seguridad se vieron muchas costuras de los Estados y de nuevo, se evidenció que las relaciones internacionales están definidas en términos de poder. Como bien lo ha dicho el autor Hans Morgenthau. Rusia y Venezuela al igual que China, están buscando mantener el status quo del suramericano a como de lugar, porque es una influencia que tienen en el “patio trasero” de los Estados Unidos.

Asimismo, los países como EEUU y Colombia se han encargado de visibilizar la crisis, lo cual ha hecho que en estas reuniones tan importantes ya el gobierno no pueda tapar ante el mundo su ineficiencia y la crisis que viven los venezolanos. Eso hace que organizaciones como la ONU reconozcan la necesidad de elecciones creíbles.

Sin embargo, esta era la oportunidad que Rusia debía aprovechar. Todo, con el fin de, con base a la función del Consejo de Seguridad, poder “determinar si existe una amenaza a la paz o un acto de agresión pararecomendar qué medidas se deben adoptar”. Esto, sobre el poder de actuar para que Estados Unidos baje la presión, influencia y presencia en el sur, lo cual desde mi perspectiva ya es imposible.

Conclusiones finales

Finalmente, en el Consejo de Seguridad también se evidenció que es necesario, según las Naciones Unidas, el levantamiento de las sanciones debido a la pandemia. Esto es algo que no imposible, pues daría oxígeno al régimen y no tendría razones entonces para llegar a un acuerdo político. 

Pero, lo que queda más que claro, es que hoy la dictadura no puede mentir sobre su crisis política, económica y social. La comunidad internacional y en especial la ONU, quieren resolver y mediante elecciones creíbles, lo cual hoy coloca el tablero en una posición diferente en la que no se puede perder el objetivo ni ceder ante la pandemia para suavizar la presión.

Hoy más que nunca esto es determinante, porque el gobierno busca un “acuerdo humanitario en la salud y la paz entre todos los sectores políticos”, según Moncada. Pero esto no es sinónimo de elecciones, es sinónimo de plazos y aniquilación de cualquier posibilidad de salida del régimen, lo cual no está sobre la mesa.

Es evidente, ante el mundo, que es un problema de raíz política y que solo con este mecanismo de elecciones será posible acabar con esta crisis. Lo único que puede marcar la diferencia aquí y dar seguridad es la participación de organismos internacionales, en especial, las Naciones Unidas.  

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver