Vacunas y sistema COVAX: El nuevo mecanismo de negociación

Durante los últimos días, las declaraciones de voceros tanto del régimen como de la oposición han girado en torno al tema de la vacuna contra la COVID-19, refiriéndose los primeros al tipo de vacunas que ingresarán al país y los segundos a la necesidad de sufragar la deuda con el sistema COVAX ofrecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la entrada de vacunas a Venezuela de manera inmediata. Todo esto, fue utilizado por semanas como un mecanismo para construir un puente hacia una negociación en vista de la emergencia por el coronavirus, incluso ofreciendo otorgar los fondos del oro en el banco de Inglaterra para sufragar la deuda de la nación con la institución más destacada de la salud a nivel mundial, sin muchos efectos inmediatos.

Te puede interesar: Aproximación al feminismo en Venezuela

 La posición de Maduro:

El régimen ha tenido unas semanas muy incómodas en cuanto a su posición en la comunidad internacional, en especial en lo que se refiere a su dinámica con la ONU la cual se encuentra muy tensa, esto da pie a que tome una posición diferente a la que tenía hace unos meses con el mencionado organismo. Esta nueva estrategia, es la de separarse un poco de la organización, haciendo ver como que no la necesita, lo está haciendo de una manera bastante particular con respecto al caso de la pandemia y su vacunación, debido a que si bien han estado cooperando en esta materia por el acuerdo firmado el año pasado entre la OPS, la oposición y el ejecutivo, luego de que los vínculos con las Naciones Unidas se tensaran, decidieron con respecto al tema de las vacunas, cambiar la narrativa y descalificar la eficiencia de una de las vacunas principales del sistema COVAX como lo es “AstraZeneca”, estableciendo que la misma no entrará al país por tener efectos negativos en los ciudadanos que la han recibido en diversos países.

La estrategia de la Asamblea Nacional:

El pasado 19 de marzo se aprobó en sesión del poder legislativo, el presupuesto de más de 30 millones de dólares para el ingreso de las vacunas bajo el programa de la OMS, ya que una de las razones por las cuales no han ingresado las mismas por este mecanismo, es la deuda que tiene Venezuela con la institución. Finalmente, el presupuesto destinó una parte para la compra de las vacunas y otra para garantizarles la cadena de frío en el país, siendo en conjunto con UNICEF la distribución de las dosis en la nación y a través de la OPS su ingreso, un movimiento bastante táctico para no darle legitimidad al régimen y hacer del ingreso de las vacunas una gestión de la Presidencia Encargada.

Otros actores

El embajador de Estados Unidos para Venezuela felicitó los esfuerzos tanto del interinato como del régimen, ya que sostuvieron reuniones para coordinar un mecanismo de vacunación contra la COVID-19, según el portal web de noticias del diario “El Nacional”. Además, los alcaldes de los municipios EL Hatillo y Baruta, han propuesto una ruta para minimizar el impacto del coronavirus en el país, mediante la vacunación, las pruebas de despistaje masivas, el acondicionamiento de espacios para recepción de pacientes, entre otras cosas, según relata la misma fuente.

Conclusiones

Con base a las declaraciones en medios de los diversos voceros tanto del régimen como de la oposición, es bastante cuestionable que se encuentren estableciendo una mesa de negociación seria para ingresar las vacunas al país, sobre todo teniendo en cuenta la mala relación que ahorita tiene el régimen con la ONU, disfrazando su descontento con la misma con una negativa de ingreso de un tipo de vacuna por efectos secundarios, cuando en realidad no desea que otra institución tenga dominio, ni la información sobre la distribución de vacunas en el país, por ello continúa apostando a la adquisición de las dosis provenientes de China y Rusia, sin directamente decirle a la ONU que por su mal momento no desea cooperar con ella en este menester.

Adicionalmente, la oposición aprueba este acuerdo como una medida de fuerza, en la que está intentando robustecer sus relaciones con las Naciones Unidas, las cuales ha venido trabajando desde hace ya un tiempo con sus lobbies en el exterior a través de diversos comisionados, entre los que destaca Miguel Pizarro. También, está buscando reconectarse con el sector salud debido a sus errores con el plan “Héroes de la salud” y se encuentra probando al régimen para constatar si es capaz de hacerse ver frente al orden mundial como un negligente frente a la pandemia bloqueando el acceso de las vacunas del sistema COVAX al país.

Este es un momento muy interesante, ya que será posible apreciar hasta qué punto la ONU está dispuesta a cooperar con ambos sectores, veremos la posibilidad de reconexión del canal de comunicación entre la oposición y Maduro, contemplaremos si el régimen está dispuesto a mostrarse como un Estado que no le interesa permanecer en la organización internacional más importante y finalmente, si la pandemia obligará a estos tres actores a sentarse en una mesa de negociación que han evitado desde hace muchos años.

Por: Miroslava Colán 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver