Todas, todos y todes ¿Inclusión o destrucción de la lingüística?

La controvertida Asamblea Nacional instaurada desde inicios del presente año aprobó en primera discusión el Proyecto de Ley sobre la Promoción y Uso del Lenguaje con Conciencia de Género, a los fines de “promover una mayor visibilización de la mujer como sujeto de derecho” –como si eso arreglaría la situación de fondo- Todo ello, muy a pesar de que la Constitución prevé el lenguaje “no sexista” desde hace mas de 20 años. Siendo en su momento criticado por buena parte de la sociedad venezolana, pues el idioma en principio no cambia a través de normas, sino del uso otorgado por sus ciudadanos.

Todos y todes

Hablar de lenguaje inclusivo se ha vuelto un tema polémico a nivel global. Por un lado, está la posición de que nuestro lenguaje no es sexista, porque el castellano es cabalmente genérico en nuestra lingüística, es decir, es ecuánime. Sin embargo, existen movimientos en desacuerdo, que argumentan la carencia de igualdad o de identidad de género en la lengua castellana, por lo que, sugieren usar desdoblamientos en el lenguaje (todos y todas), además de incluir una gramática ajena a nuestra semántica, (“e”, “x”  “@”).

Ahora bien, es importante diferenciar lo que se entiende como lenguaje “no sexista” y lenguaje “neutro”, ambos incluidos en lo que se denomina “lenguaje inclusivo”

Por una parte, el lenguaje no sexista lleva su tiempo en la palestra pública venezolana, desde la entrada en vigencia de la Constitución  de 1999, movimientos feministas argumentan la existencia un “sexismo lingüístico” de nuestro idioma: “La categoría lenguaje no sexista intenta visibilizar las relaciones de poder androcéntricas de la sociedad en las que se ha identificado al hombre y lo masculino con el “parámetro de lo humano”, de lo normal, de lo universal y generalizable. Lo que, consecuentemente, ubica a la mujer y lo femenino como lo secundario y subsidiario al sexo masculino». Actualmente en el país, nadie se sorprende del uso “ciudadano y ciudadana”, “abogada o abogado”, “diputada o diputado” y duplas semejantes– Admitidas por la Real Academia en su mayoría- Pero  ¿Es necesario el desdoblamiento léxico para no ser sexistas?… ¿Ha funcionado que las normas contengan la duplicación de la gramática?… La respuesta es sencilla: NO, Venezuela es de los países con más impunidad en materia de género. Por tanto, la gramática no forma parte del conflicto social. La duplicación en las normas no ha resuelto, ni resolverá nada, porque el problema no es semántico. No habiendo alguna similitud entre la gramática y el machismo.

Ahora es noticia: Persecución, amenazas, hostigamientos y detenciones como una práctica de Estado

Por otra parte, con la expresión “lenguaje neutro” se alude a aquella intervención en la lengua castellana que rompe con el “binarismo de género de la gramática” e incluye uno tercero, neutro –ni masculino, ni femenino‒, no siendo un “indicador del sexo”,  viene dado mediante caracteres como ( *, @) o letras (e, x). Es decir marcan, la no marca de género, disputándole, así, a la “o” la presunta cualidad de género no marcado- lo cual resulta, aún más inverosímil-. En otras palabras, “el lenguaje neutro” vendría a incluir, todo lo excluido por los dos géneros (masculino y femenino). Surge entonces la interrogante: ¿El lenguaje “no sexista”  es excluyente o incluyente? Sin duda, la contradicción resulta axiomática, es evidente que femenino gramatical solo se refiere a mujeres, pero el masculino gramatical, se adapta perfectamente al castellano, sin ser discriminante o “machista”; pues entendemos que al referirnos a “todos” se abarca a cualquier persona sea mujer, hombre, gays, transexual etc. Por tanto ¿Es un tema de inclusión, de identidad o de destrucción a la lingüística?

Incluso, yendo más a fondo, de que sirve el “todes” si en Venezuela no hay un mínimo de fuero con la comunidad (LGBT), mas allá del descarrío semántico que para algunos puede ocasionar el deformar el castellano. ¿Existe algún beneficio? en un país que no ha legalizado el matrimonio homosexual, y donde no están tipificados los delitos de odio sucedidos a referida comunidad discriminada.

¿El sólo hecho de crear una ley sobre el lenguaje inclusivo es muestra de que en Venezuela se respeten los derechos por igual? ¿Cuál es la exigencia real, más allá del vocablo? ¿Qué obtienen las comunidades discriminadas a través de esa escrupulosa insistencia en celebrar la “inclusión” por medio del lenguaje? ¿Basta la palabra? O estamos levantando un espejismo lingüístico, para una inclusión que no se percibe real o al menos no es usada por sus ciudadanos. 

Es muy claro, estos cambios son inducidos por una minoría por motivos políticos y no por un cambio genuino adoptado por la masa hablante, su creación no detendrá la violencia de género, ni la absurda discriminación a la comunidad LGBT, muchos menos acabará con el machismo, sencillamente porque esos vocablos que nos pretenden implantar, no son y nunca han sido parte de la problemática de fondo.

Estos lenguajes no son más que mecanismos políticos, para generar una fantasía de inclusión sobre una base robustamente excluyente. Por tanto, el debate sobre el lenguaje inclusivo en Venezuela es mucho más complejo de lo que parece a primera vista, porque se trata de un problema social en el que algunos buscan torcidamente involucrar a la lingüística mediante la política, y lo peor es que ya los estamos escuchamos en cadena nacional…

Por: Mariana Linares

One response to “Todas, todos y todes ¿Inclusión o destrucción de la lingüística?

  1. Me parece abominable esa decision. Será que más adelante van a permitir también el matrimonio en seres del mismo sexo. Que le vamos a enseñar a nuestros hijos?? Que la relación entre un hombre y un hombre es normal, no puede ser. La Biblia dice que nuestro Padre Celestial creó al hombre y la mujer para que se unieran en matrimonio fuesen una sola carne y se multiplicasen. Me parece una locura como todo lo del Gobierno. NO ESTOY DE ACUERDO. Que Dios nos libre de todo mal y refrenda al diablo en el nombre de Jesús🙏

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver