Seguridad y Defensa sin las Fuerzas Armadas

El pasado 07 de abril, el presidente encargado Juan Guaidó, anunció la creación de una “Comisión presidencial especial para asuntos de seguridad policial e inteligencia”. Esta tendrá como objetivo según el portal oficial de la Asamblea Nacional citando al político antes mencionado lo siguiente: “Dentro del trabajo de la Comisión, está el de delinear estrategias en el ámbito estrictamente policial, cooperar con agencias de inteligencia internacional y continuar con el rastreo financiero producto de la corrupción, del terrorismo y narcotráfico en Venezuela en los últimos 20 años. Deberán presentar un informe a la Asamblea Nacional para que se puedan adelantar los acuerdos y convenios respectivos y necesarios para enfrentar el flagelo del terrorismo y narcotráfico que afecta a Venezuela.”

Esta es una nueva demostración de cooperación por parte del Gobierno interino con las organizaciones que luchan contra el narcotráfico como la DEA. Pero sobre todo con los Estados Unidos, siendo este anuncio luego de las acciones del país norteamericano de enviar buques de la armada para reforzar sus operaciones antinarcóticos en el Caribe y además haberle puesto precio a la cabeza de Maduro y diversos personajes del régimen. 

También puede leer: Casos de COVID-19 aumentan a 171 según el régimen

Esta comisión estará conformada por David Smolanski, asesor especial de la presidencia en materia de Seguridad, Inteligencia y Migración; el diputado Carlos Paparoni, comisionado presidencial de Inteligencia Financiera y Crimen Organizado y el Comisionado de Seguridad e Inteligencia en la embajada de Venezuela en EE.UU., comisario, Iván Simonovis, según relata el portal de noticias Runrun.es.

Es muy importante resaltar que estos personajes han sido bastante relevantes en la política venezolana, sobre todo en los años 2007 y 2017 con los dos primeros, que han sido representantes electos ante diversas instancias y han sido parte de movimientos políticos en estas fechas que han marcado un antes y un después en la historia de nuestro país. 

El equipo de trabajo de esta comisión debe estar conformado por personas especializadas en este tema, sobre todo en el área de seguridad y defensa, lo cual lleva a exponer la experiencia política y profesional de estas personas. En el caso de Smolanski, quien es licenciado en Comunicación Social, tiene una maestría en Ciencias Políticas en la Universidad Simón Bolívar,  un diplomado en la Universidad de Georgetown, ha sido alcalde del municipio El Hatillo y en la actualidad se desarrolla como director del grupo de trabajo dedicado a la migración de Venezuela, creado el 5 de septiembre de 2018, por iniciativa de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El diputado Carlos Paparoni es abogado. También ha sido vicepresidente de la comisión de contraloría, director de participación social de la Alcaldía Metropolitana y participante de la comisión permanente de cultos y régimen penitenciario de la Asamblea Nacional. Estos dos perfiles, si bien han sido importantes para la política venezolana y han sido cercanos al presidente encargado, trabajando de su lado en el parlamento y siendo claves para el desarrollo de la diplomacia de la presidencia (e) en diversos espacios como organismos internacionales, existen diversos personajes que se encuentran también en el exilio que son más expertos en el tema de seguridad y defensa para este cargo. 

En el caso de Iván Simonovis quien si tiene experiencia en estos temas, siendo el Jefe de Seguridad Ciudadana de Caracas hasta el año 2004, cuando fue encarcelado por el régimen en condiciones inhumanas hasta el año 2014 en el que le otorgaron el arresto domiciliario debido a complicaciones de salud, hasta que el año pasado logró exiliarse a los Estados Unidos. Este es quien cuenta con la mayor cantidad de experiencia en el tema tan delicado para el que se crea la comisión.

Finalmente, esta delegación es un tema sumamente delicado porque su foco es luchar contra el narcotráfico, cooperando con el gobierno de los EEUU y sus instituciones, siendo el régimen venezolano el principal objetivo de este, pero también siendo muy audaz por poseer el apoyo de la Fuerza Armada para sostener el poder y sus negocios ilícitos haciéndola parte de estos, por lo que se requiere experiencia en inteligencia, seguridad y defensa para combatir esto. Si bien, estos son cargos políticos dentro del gabinete de la presidencia encargada, son cargos que requieren de una experiencia en este tema, sobre todo para poder dar resultados efectivos, pero adicionalmente por ser puestos de importancia, sería una oportunidad para enviar un mensaje a las Fuerzas Armadas y los organismos policiales de que podrán participar en el gobierno interino, especialmente en los temas de su competencia como la lucha contra el crimen organizado, esto no se evidencia porque la mayoría de quienes conforman esta comisión son personas que no tienen especialidad en estos temas. Esos dos asuntos pudieron haberse solucionado colocando en estos puestos a alguno de los más de 2.800 militares venezolanos en el exilio según la Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (VEPPEX), esto enviaría un mensaje claro a la inclusión de las FFAA en el gobierno, que es uno de los elementos que mantiene a Maduro en el poder y ha obstaculizado el ascenso efectivo al poder de Guaidó y además haría el trabajo de la comisión más especializado y eficiente. 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver