Recomendaciones que nos dejan sin opciones ni tiempo

El pasado 15 de julio la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, presentó un informe sobre la Independencia del sistema de justicia y el acceso a esta, incluyendo violaciones a derechos económicos y sociales y la situación en el Arco Minero del Orinoco. En el mismo, se dan un conjunto de recomendaciones bastante importantes con respecto a los temas mencionados, pero recalcan la violación sistemática de derechos humanos y el mínimo esfuerzo del gobierno en transformar esta realidad.

Se hace especial énfasis en la situación del estado Bolívar con respecto a la minería, exponiendo en el informe que: “La información de que dispone el ACNUDH indica que gran parte de la actividad minera, tanto dentro como fuera del AMO, está controlada por grupos delictivos organizados o elementos armados. Son estos los que deciden quién entra o sale de las zonas mineras, imponen reglas, aplican castigos físicos crueles a quienes infringen dichas reglas y sacan beneficios económicos de todas las actividades en las zonas mineras, incluso recurriendo a prácticas de extorsión a cambio de protección”. También se evidencia cómo se da la explotación infantil y sexual en esta zona, la cual según la misma fuente tiene un marco institucional para su desarrollo por decreto presidencial y además es una zona con presencia militar que se ha beneficiado de esta acción, por lo que esas irregularidades no deberían existir.

Te puede interesar: “El virus colombiano”, una metáfora xenófoba

¿Qué dice la comunidad internacional?

Diversos Estados y bloques se han pronunciado con respecto a este documento, entre ellos se encuentra el Grupo de Lima que dilucida su preocupación por la crisis multidimensional que vive Venezuela, en especial lo concerniente a la necesidad de reestablecer el orden democrático en el país. La Unión Europea, por su parte según el portal “Examen ONU Venezuela”: “Reiteraron que la solución a la crisis venezolana debe estar basada en elecciones creíbles, respeto y reconocimiento de todas las instituciones democráticas. Además, hizo un llamado al Estado venezolano a colaborar completamente con la Misión de Determinación de Hechos y brindar mayor apertura de la Oficina de la Alta Comisionada”. El Reino Unido, recalcó la necesidad de garantizar los servicios básicos, el desmantelamiento de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) por las recomendaciones del informe anterior de la Alta Comisionada, además de expresar su inquietud por el aumento de la Crisis Humanitaria que vive el país del sur.

En el caso de los países que son aliados o como prefiero denominarlos “Amigos convenientes” del régimen, manifestaron su apoyo a Maduro y su compromiso con la cooperación para el respeto de los DDHH y argumentaron que las resoluciones del Consejo de Derechos Humanos son impulsadas por motivaciones políticas y además instaron al resto de los miembros a no interferir en los asuntos internos de Venezuela. Lo cual no es sorprendente y solo demuestra que no creen en la Comunidad Internacional, su poder y sus capacidades, ya que prefieren mantener el status quo que les permite el abuso de poder.

¿Qué dicen las recomendaciones?

Dentro de las recomendaciones mencionadas en este informe se encuentra la reforma al Poder Judicial y garantizar su independencia, el respeto de los DDHH,  el cese de la persecución a las víctimas que buscan justicia y sus defensores, que se publiquen estudios con relación al Arco Minero y la violencia que sucede en el mismo, el cumplimiento de las normas internacionales en materia de Derechos Humanos, que se aseguren los derechos de los pueblos indígenas y reparaciones ante los daños causados a este sector de la sociedad.

Todas estas sugerencias son antiguas, no solo las ha hecho el CDH desde hace bastante tiempo, también la Corte Interamericana de DDHH y las organizaciones de la Sociedad Civil que han denunciado esta situación. Es por ello, que hoy los venezolanos nos quedamos sin opciones, ya que estas violaciones se han llevado a cabo sistemáticamente desde al menos seis años, por ello creo que confiar en que el Estado va acatar las exigencias es simplemente utópico, ya que no ha dado resultados anteriormente y no creo que hoy podamos fiarnos de que el gobierno hará las cosas diferente, por ello desde mi perspectiva, en este informe las recomendaciones debieron ser orientadas a acciones más contundentes, a recomendar a la Secretaría General a emplear el Mecanismo de Mediación de las Naciones Unidas a través del Departamento de Asuntos Políticos y la Dependencia de Apoyo a la Mediación para lograr un cambio político que es la única manera de seguir lo que el CDH sugiere.

Las declaraciones de los países y los bloques que forman parte de la Comunidad Internacional indican que la única manera en que Venezuela se apegue a las instituciones internacionales y sus esquemas es a través de un cambio de gobierno, esto es algo que la ONU debe de entender y tomar acciones al respecto, debido a que no es posible que los Venezolanos sigamos pagando las consecuencias porque las Organizaciones esperen por la buena voluntad de unos delincuentes que se anclaron en el poder, es momento de forzar a través de los canales internacionales la solución a la crisis que comienza por la negociación política con la presencia y garantía de los Organismos Internacionales, de lo contrario, otros actores propiciarán condiciones para una salida por la fuerza o en el mejor de los casos negociada .

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver