Clima electoral = Fragmentación del PSUV y el regreso de la MUD

La ausencia de un líder que posibilite la existencia de un espíritu de cuerpo degenera en fisuras a lo interno de cualquier organización. El conflicto agonal en el marco de reglas que no tiendan a hacer cesar la existencia de un rival en política, debe ser la condición sine qua non de cualquier sistema político en el que se disputa el poder.

PSUV y MUD

En el marco de esta consideración, el PSUV como partido de gobierno posee grandes fisuras que impiden la conquista de otros espacios y sectores a los que no han podido llegar. Espacios que en el marco de ausencia de contrapartes políticas muy bien pudieran llegar a conquistar, pero que en el estado actual del sistema político venezolano se ve en una ligera medida impedida por el regreso del tarjetón electoral de la MUD.

Ahora es noticia: La relación entre la presión y la negociación en el caso venezolano

Sin embargo, tal regreso no es al parecer el preludio de una victoria electoral para la oposición pues, si algo se debe reconocer es que el PSUV maneja lo que en ciencia política se conocen como los recursos del poder, y ello en el marco de un clima electoral tiene como expresión más fehaciente la disposición de una maquinaria electoral. Maquinaria electoral muy poderosa que quizás le permita la conquista de la mayoría de las gobernaciones y alcaldías, pero que se ve atenuada por las pugnas, designaciones y exclusiones de gran cantidad de dirigentes que, en el pasado, jugaron un rol importante en la organización del partido.

Denuncias, exclusiones, designaciones… Mayor fragmentación

El proceso de postulaciones llevado a cabo por parte del PSUV estuvo signado por las denuncias en torno a irregularidades en las postulaciones a tal punto que desde la misma militancia emanan expresiones de descontento que al día de hoy erosionan los apoyos y atenúan la eficacia de su maquinaria electoral.

Además de ello, el día de ayer el Primer Vicepresidente de este partido pudo dejar entrever la exclusión de muchos candidatos del proceso de primarias a celebrarse en agosto. Candidatos que han sido piezas claves en momentos pasados del movimiento político denominado Chavismo pero que en la Venezuela del año 2021 parecieran estar desplazados por la dinámica de la política doméstica venezolana, ergo, existen nuevos actores y las cuotas de poder corresponden a otros actores. La pregunta que emerge en medio de todo este asunto es: ¿Qué acciones tomará el partido de gobierno ante esta gran masa de adeptos que no logren obtener algún espacio de poder?

Otro aspecto de gran relevancia es la intención por legitimar candidatos. Un aspecto que representa el leit motiv de la realización del proceso de primarias en el que las designaciones y apoyos indirectos hacia determinados candidatos juegan un efecto catalizador de descontentos y fisuras que nada bueno le hacen a la organización, pero que estamos obligados a comprender, son procesos completamente habituales en el juego político.

Al final, la ejecución de las primarias tiene dos efectos visibles. El primero sobre la militancia en el sentido de generar legitimidad sobre candidaturas determinadas al tenor de lo antes expuesto. Y el segundo efecto se cierne sobre los grupos políticos enfrentados a lo interno de la organización política, es decir, la realización de este evento intenta aliviar las tensiones internas entre grupos.

Las primarias del PSUV… ¿Una píldora para la fragmentación?

Por ello, la mejor píldora para tratar la fragmentación es la realización de primarias. Sin embargo, su atenuación en el marco de los hechos acaecidos durante los últimos días, deja mucho para el análisis y las reformas que deberían aplicarse.

El mediano plazo del partido de gobierno es muy incierto en el marco de los datos presentes, pues no se conocen los efectos que pudiera generar una posible migración a la disidencia de los que hoy integran el partido. Pudiera emerger un movimiento a lo interno del partido que reclame para sí cuotas de participación, al punto de hacer mermar la capacidad político-organizativa-electoral del PSUV.

En el marco de lo anterior y pensando prospectivamente, vale preguntarse: ¿Cuáles pueden ser los efectos sobre la gobernabilidad de las futuras autoridades locales  y regionales? ¿Quiénes podrían ser los nuevos actores que emerjan de esta pugna? Y otro aspecto importante ¿Cuál será la nueva pauta de relación con los sectores disímiles de la oposición? Oposición que hoy día se encuentra completamente fragmentada.

El regreso de la MUD, ¿Un intento equivocado?

El regreso de la tarjeta electoral de la Unidad es otro aspecto que deja ver cómo se intenta imponer un clima electoral en Venezuela para favorecer la participación política. Sin duda alguna esto puede generar expectativas en algunos, pero en otros ciudadanos lejos de generar motivación, es una apelación a la desconfianza que se posee sobre estos sectores de la clase política venezolana.

Finalmente, calificar este regreso como un acierto o un intento equivocado dependerá de las resultas de sus acciones en medio de este clima electoral impuesto, en el que muchos actores se encuentran confabulados. Al fin y al cabo es la política y, en la política, la moralidad es ardua, compleja y difícil al punto que aleja a muchos políticos de la ética; pero a veces el sacrificio de la ética es necesario por la lucha en sí misma. He allí Venezuela.

Por: Richard Mayora

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver