Urge plan de transferencia directa a los ciudadanos

En las sociedades postindustriales el desempeño económico de los gobiernos es un criterio de evaluación importantísimo. La covid-19 está ocasionando profundos estragos económicos, trayendo consigo problemas sociales como: desempleo, pobreza y hambre.

Ahora preguntémonos ¿Cómo se exponencian en Venezuela estos flagelos en un contexto de marcada contracción económica?

Ahora es noticia: Casos de COVID-19 aumentan a 171 según el régimen

Si penetramos en el problema más a fondo y le sumamos la Emergencia Humanitaria Compleja, tendremos consecuencias inesperdas. La emergencia ha dejado tras de si a miles de niños desamparados, pues sus padres dejaron su país a cambio de mejores oportunidades. Además de todo aquello, salta a la vista una crisis social, problemas económicos y por supuesto política inédita.

Queda claro que en Venezuela nos enfrentamos contra la pandemia con inmensas desventajas, respecto al resto de los países. Distintos actores han expresado su profunda preocupación por las secuelas de la covid-19 en Venezuela.

Experiencia en los problemas económicos

El presidente de Consecomercio, Felipe Capozzolo, señaló que en las próximas semanas los venezolanos tendrán que decidir si permanecerán aislados en casa o saldrán a las calles a buscar ingresos. Mientras que la reconocida firma Ecoanalítica, preveía una contracción económica para este año del 10%. Ahora con la irrupción de la covid-19 la elevó al 20%.  Preocupaciones y datos desalentadores que se suman a una política gubernamental direccionada a expropiar, quebrar industrias nacionales, manejar inadecuadamente recursos, arremeter contra la propiedad privada y propugnar una retórica que ahuyenta a la inversión. El panorama social y económico inspira pánico.

Un desencadenante clave de la crisis actual es el hecho de que un número importante de venezolanos viven del día a día. Es decir consumen en función de los ingresos que pueden percibir diariamente, no tienen ahorros y mucho menos capacidad de ahorro. Su perspectiva de futuro es corta pues si no salen a la calle no pueden subsistir, bajo la cuarentena social.

¿Cómo pedirle a la mayoría de los venezolanos que se queden en casa?

Es imposible y en consecuencia hemos visto dramáticas imágenes en Catia o Petare en donde, desacatando el metro y medio de distancia que la OMS ha sugerido, se aprecian personas amontonadas comprando. Lo hacen porque, tristemente, no pueden hacer un mercado cuantioso para 10 o 15 días. Compran diariamente lo que van a comer sin importar que corran el riesgo de contagiarse.

Planes económicos

Venezuela requiere con premura un plan de transferencia directa de dinero a la población. Principalmente para mitigar el estrepitoso descenso de los ingresos de los venezolanos producto de la cuarentena. Igualmente para ofrecerle un desahogo a las miles de familias que, si no están en la pobreza, la rozan.

Algún lector pudiese preguntarme ¿ Los venezolanos no tienen el bono del carnet de la patria? Pues la respuesta es que los montos son insuficientes para comprar en una economía dolarizada transaccionalmente y con una inflación que, según la Asamblea Nacional, sólo en el mes de marzo del año en curso, se ubicó en 21,2%.

Propongo, un plan de transferencia directa. Pues es ingenuo pensar que mientras exista la actual administración política, se puedan restaurar los hospitales, abastecer las farmacias, combatir la inflación y propiciar mejoras en las condiciones de la industria alimenticia y farmacéutica.  

Propuestas

Afortunadamente ya existe extraoficialmente una propuesta por parte de la oposición, pero aún no se ha materializado. La misma ofrecería 100 dólares a cada familia en Venezuela. Un hecho que favorece dicha propuesta es que la oposición política tiene el respaldo de más de 60 países que-en su mayoría industrializados-pudiesen servirle como base para avalar un plan de esta magnitud.

Desde mi parecer la gestión opositora durante la covid-19 no ha sido la más notable. Ha hecho falta una comunicación más cercana con la población, además de que no ha formulado propuestas factibles para mejorar la situación de la gran mayoría.

Se abre una oportunidad para que la oposición se reivindique y logre aliviar la pesada carga económica de los venezolanos producto de dos décadas de retroceso económico, social y político.

Por: Ricardo Martínez

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver