Noruega como congelador de tensiones

El viernes 24 de Julio, se dio a conocer la noticia de que en las próximas horas llegaría a Venezuela una misión diplomática del Reino de Noruega a Venezuela, con la intención de “Conocer la situación actual del país desde el punto de vista político y humanitario”, así lo relata el Centro de Comunicación Nacional de la Presidencia Encargada, siendo esta notificada sobre su viaje por el país antes mencionado. 

Según la misma fuente, esta visita no se da con el fin de volver a un proceso de negociación del cual fue pionero en el año 2019. “Hemos reiterado que el proceso de mediación que realizó el Reino de Noruega finalizó el año pasado cuando la dictadura se negó a que se celebren elecciones presidenciales y parlamentarias libres y justas. No existe en este momento ningún proceso de negociación y le reiteraremos a la delegación noruega que solo elecciones libres y justas son la solución a la crisis y no procesos fraudulentos con un CNE ilegítimo”, escribieron. Estas son declaraciones sumamente acertadas, teniendo en cuenta la opinión pública sobre los procesos de negociación que han surgido en el pasado y han sido poco fructíferos. 

Te puede interesar: La Gran Colombia: más cerca a la utopía que a la factibilidad

La delegación diplomática se reunió con la presidencia (E) según el portal web de CNN en español, en este encuentro no participaron representantes de Maduro y se planteó la urgencia de acelerar la presión por la ayuda humanitaria, la liberación de los opositores encarcelados y el retorno de la democracia. Un aspecto positivo de esta reunión, es que se llevó a cabo al margen del régimen, siendo Noruega un agente mediador y receptor de las demandas de ambos actores a fin de poder procesar y analizar la información y generar una propuesta conciliadora que pueda acoplarse a lo que requiere cada parte. 

La visita puede leerse desde dos ópticas, primeramente, el Reino de Noruega viene a enfriar las tensiones entre la Unión Europea y Venezuela, teniendo en cuenta el impase diplomático en el cual se vieron involucrados y que Europa como bloque, está buscando por todos los medios posibles que en Venezuela se lleve a cabo un proceso electoral creíble, democrático y con garantías. En segundo orden, es una visita bastante extraña teniendo en cuenta las restricciones tan férreas para ingresar al territorio nacional, lo cual indica una urgencia de este encuentro de ambas partes, a fin de lograr un acuerdo común, tanto  en el campo político (que conllevaría a negociar unas elecciones) como en el humanitario, teniendo en cuenta que el ingreso de Ayuda Humanitaria para atender la COVID-19 por parte de la UE es más que indispensable, porque la de China y Turquía no han sido suficientes. 

¿Qué se puede esperar de la visita de representantes de Noruega?

Es muy importante tomar en cuenta que en estos tiempos tan delicados por la pandemia, estas visitas no pueden ser exclusivamente de carácter sanitario, más aun con el contexto político tan complicado para el régimen, tanto a nivel nacional como a nivel internacional que influye en su manejo del país, por lo que cuando se ven movimientos de esta índole, siempre estamos a la puerta de una negociación. La semana pasada se utilizó el canal diplomático de la región con Richardson y hoy se utiliza el mismo por parte de la Unión Europea que ya ha manifestado su intención de apoyar en un cambio político en Venezuela a través de elecciones, por lo que hoy los enviados de Noruega acudieron al país para congelar las tensiones entre la oposición y el gobierno, para que puedan sentarse a negociar y así llevar a cabo elecciones creíbles y con garantías, pero con la participación de la comunidad internacional, que los llevó a sentarse, porque ese escenario sería un logro de la diplomacia. 

Finalmente, como ya se ha establecido en artículos y líneas anteriores, la negociación siempre será un recurso vigente, que no se agota y siempre estará en la mesa así algunos no crean en su poder, pero a este mecanismo es al que apuesta la comunidad internacional y cada semana nos lo demuestra buscando terceros que hagan que los dos actores más importantes se sienten en algún momento, lo cual no debe ser mal visto, ya que no sería una negociación bilateral, sería multilateral y con el amparo y la garantía de la acción protagónica de los actores mundiales. 

Por: Miroslava Colan

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver