La pulsión del oficialismo para elegir un nuevo CNE que lo privilegie

Los procesos electorales tienen la función de legitimar a los ciudadanos que estarán al frente de los poderes públicos nacionales, regionales y locales. En Venezuela, el oficialismo durante los últimos veinte años se ha apalancado en un Consejo Nacional Electoral que no ha cumplido a cabalidad con los principios de pluralidad e imparcialidad, no obstante, en los últimos cuatro años las irregularidades de los procesos electorales en Venezuela han sido más fehacientes, por ejemplo, la instalación de puntos rojos en las inmediaciones de los centros de votación, las restricciones en los medios de comunicación a la campaña y promoción de candidatos contrarios al oficialismo y, por último, la negativa a aceptar la observación internacional. 

Pulsión

Nueva directiva del Consejo Nacional Electoral en puertas

Este año el oficialismo está decidido a celebrar unas elecciones regionales y locales, ello es casi un hecho, incluso altos funcionarios del sector oficial lo han ratificado. Para tal fin pretenden conformar un nuevo Consejo Nacional Electoral que dirigirá los procesos comiciales por los próximos siete años, en ese sentido, ya se conformó el Comité de Postulaciones Electorales, órgano encargado de presentar ante el parlamento los nombres y apellidos de los posibles rectores del poder electoral. 

Ahora es noticia:

Ahora bien, el parlamento se enfrenta a dos obstáculos que poco ayudan a la democratización del sistema político venezolano; el primero sería los marcados cuestionamientos de la comunidad internacional sobre la legitimidad del parlamento, ya que más de cincuenta gobiernos ponen en duda el proceso electoral celebrado el pasado seis de diciembre, ello le restaría credibilidad al nuevo CNE que saldrá del actual parlamento; en segundo lugar, está la pulsión que obliga al oficialismo a elegir un CNE con visos de parcialidad, ello para que le garantice cierta ventaja en los próximos procesos electorales. Si se parte de esos dos elementos, es fácil inferir que la legitimidad del próximo CNE será muy cuestionada y de que se seleccionaran representantes que tengan cierta inclinación hacia el oficialismo. 

Organizaciones de la sociedad civil postulan a candidatos de reconocida trayectoria en materia electoral

Esta semana varias organizaciones de la sociedad civil, agrupadas en las plataformas Diálogo Social y Foro Cívico, presentaron la lista de 15 candidatos y candidatas que postularon para los cargos de rector y rectora al Consejo Nacional Electoral. Tales nombres despuntan por su honorabilidad y gran experticia técnica sobre los asuntos electorales, como es el caso del periodista Eugenio Martínez o el asesor electoral Roberto Picón. No obstante, la bienintencionada propuesta depende de la anuencia del Comité de Postulaciones Electorales, órgano ya controlado por el oficialismo. 

Si elige un CNE equilibrado corre el riesgo de perder espacios de poder importantes 

Puede alguien pecar de inocente si piensa que desde la Asamblea Nacional de mayoría oficialista se conformará un CNE equilibrado, el oficialismo sabe que si no controla en su mayoría la voluntad de los rectores del CNE, difícilmente podrá ganar cualquier elección de manera avasallante debido al marcado rechazo que tiene en la población. Lo anterior lo lleva a la pulsión para elegir un nuevo poder electoral que lo privilegie. Finalmente, el oficialismo es quien elegirá los nombres de los futuros rectores del CNE y tiene la mayoría necesaria para elegirlo a su conveniencia. Si eso se concreta tendríamos en puertas unas “megaelecciones” que adolecerían de garantías electorales.  

Por: Ricardo Martínez

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver