Falsa oposición sin futuro

El sistema político venezolano se ha caracterizado en las últimas dos décadas por tener un alto nivel de polarización, tanto en el discurso político como en la implementación de políticas públicas, ello ha derivado en la conformación de dos fuerzas políticas claramente identificadas con una ideología, una estrategia para mantener u obtener el poder y un proyecto político específico y fácilmente reconocido.

Falsa oposición en Venezuela. Foto: Composición Todos Ahora

Tercera vía, pero en contra de las fuerzas opositoras

Desde hace veinte años ambas fuerzas políticas han estado en constante pugna, rozando el punto de “no retorno”, en el que las posiciones parecieran irreconciliables. Durante ese tiempo algunos actores políticos han pretendido ser una tercera fuerza, actuando como un organismo simbiótico que toma elementos del oficialismo y otros de la oposición. Lo más llamativo del caso, es que se hacen llamar “oposición” pero buscan sistemáticamente dinamitar a las fuerzas opositoras.

Te puede interesar: Desesperanza y pesimismo, la marca de una generación venezolana 

Actores que no vale la pena ni nombrar

Los nombres de quienes se hacen llamar opositores, ya los conocemos. Ellos han formado parte de escándalos políticos que socavan la reputación de las fuerzas opositores. Entre los escándalos más llamativos – porque insisto, han sido varios- está la componenda para tomar el parlamento a la fuerza en el mes de enero de este año, rompiendo con sus partidos políticos y con las fracciones legislativas electas en el 2015, todavía está en nuestra memoria las fotos de los diputados realmente opositores intentando ingresar al palacio federal legislativo; igualmente, algunos se prestaron para tomar ilegalmente las tarjetas de los partidos: Acción Democrática, Voluntad Popular y Primero Justicia.

Derrota contundente en las elecciones del domingo 

No conforme con el daño que le han ocasionado a las fuerzas opositoras, deciden participar en las elecciones parlamentarias usurpando las tarjetas de varios partidos. La realidad habló con su usual franqueza, y estos sectores “opositores” sufrieron una aplastante derrota, pero hay más, las condiciones que supuestamente habían acordado en la llamada “mesa de diálogo nacional” fueron flagrantemente violentadas, el domingo se vio la instalación de puntos rojos a pocos metros de los centros de votación, el escaneo del carnet de la patria, y en algunos casos la utilización de mecanismo de control social (Clap) como medida para movilizar a la ciudanía. 

Electos de manera cuestionable

Tras la derrota contundente del domingo, esa falsa oposición maniobró para de forma dudosa obtener algunos curules. Fue lo que denunció Eugenio Martínez, experto electoral, quien señaló que en el caso de Luis Parra este se inscribió como candidato por Yaracuy a la lista regional, sin embargo, en los últimos resultados emitidos por el CNE apareció como ganador por la lista nacional, irregularidad asombrosa en el proceso. “La mesa de diálogo nacional (visto los resultados del 6D, y la forma en que han justificado la manipulación del sistema automatizado de votación y el sistema de adjudicación de cargos) es una de las peores cosas que ha ocurrido en Venezuela en los dos últimos años”, sumó Martínez. 

Falsa oposición le ocasiona un daño a la democracia

Estos actores que pretenden ser “oposición”, cuando ciertamente no lo son, lesionan no solo a las fuerzas opositoras sino también a la democracia venezolana ya que, se toman muy a la ligera la política, piensan que haciendo grandes concesiones al oficialismo podrán trascender y representar el cambio político en Venezuela, entrando de esa forma en un dinámica que intenta validar cualquier actuación del oficialismo, por más cuestionable que sea. La historia y los venezolanos no tendrán en cuenta a estos sectores, pues su posición endeble, obsecuente y tibia fueron el reflejo de una actitud que no tiene en cuenta a los millones de venezolanos que apuestan por una transición democrática y pacífica. 

Por: Ricardo Martínez

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver