Eutanasia: un regalo o un favor

Para el filósofo romano Séneca la muerte es parte de la vida y un proceso natural, de ahí su frase: “La muerte es un castigo para algunos, para otros un regalo, y para muchos un favor”. Hay un vínculo entre la muerte y la enfermedad; y lo separa una línea muy delgada llamada eutanasia.

Eutanasia
Foto: AFP

La discusión social que gira en torno a uno de los temas más delicados desde el punto de vista social, ético, jurídico y humano es tratar de entender o justificar su práctica. Si bien es cierto que tiene un estatus legal en varios países del mundo, para los que valoran y respetan la vida se considera un homicidio por compasión.

En la evolución histórica, la eutanasia era un ejercicio frecuente para los enfermos terminales, llegando al límite de quitarse la vida o con la ayuda de los médicos administrando algún tipo de veneno (morfina o cloroformo).

Para los fieles seguidores del juramento hipocrático (realizado por los galenos) quienes en pleno acto académico juran defender la vida incluso de un desahuciado, los lleva a un cuestionamiento ético si practicar o no este procedimiento, entendiendo que el dolor y la muerte son parte de la vida humana pero que también el deseo de morir en paz es a veces una decisión de autodeterminación. 

El tener una enfermedad terminal, mental o alguna condición de sociopatía lleva a algunos a justificar su ejercicio.

La eutanasia

Sin embargo, para argumentar el caso de los que padecen enfermedades terminales, debemos entender que la persona está sufriendo y que lejos de “darle calidad de vida” lo que hace es alargar su agonía.Del mismo modo, debemos entender a los familiares, ya que algunos con mucho dolor toman la decisión con o sin el consentimiento del paciente de otorgarle una muerte más “digna”; mientras que otros son fieles creyentes de que el paciente mejorara, como es el caso del Príncipe durmiente de Arabia Saudita: “Al Walid bin Jalid bin Talal”, quien ha permanecido en coma por más de 15 años, ante la negativa de sus padres de desconectarlo de la máquina, por razones religiosas, alegando que solo Dios le devolverá la vida.Se genera un debate moral, por una parte, se debe salvar y prolongar la vida humana, pero por el otro entender y respetar la voluntad del paciente. Es cierto que perder de forma progresiva el control de nuestro cuerpo y hasta nuestra autonomía, lleva a veces a comprender esta decisión. Igualmente, no podemos cuestionar a los familiares porque no hemos vivido el proceso. Cada quien debe formar su propio juicio o criterio sin inclinar la balanza. Es tratar de entender su significado y practica valiéndose del argumento de la dignidad humana y lo que algunos llaman la “preparación del alma”. Una vez tomada la decisión, asumimos las riendas de un barco, lleno de miedos e inseguridades, pero con la convicción de que en dicha travesía no regresaremos jamás.

Por Madeleine Martins Da Silva

Síguenos
Suscríbete a nuestro
grupo de whatsapp

15 Responses

  1. De verdad que es un tema muy debatible y muy personal, hay que tener empatía hacia una persona que agoniza y solo quiere dejar de sufrir, pero está el otro lado, donde las personas que aman a esa persona que se encuentra en agonía mantienen la esperanza de que se recupere y postergan su sufrimiento,
    De verdad me encantó mucho esta columna, un abrazo a la escritora

  2. Recientemente leí una noticia sobre un caso de esclerosis y dónde se solicitaba la aprobación de la eutanasia. Esta nota es muy propicia para ese caso

  3. Estupendo el articulo, en mi particular estoy de acuerdo con la eutanasia siempre y cuando la persona que este enferma quiera recibir dicha inyección con la finalidad de poner fin alguna enfermedad en la cual ya este desahuciada por la ciencia, sin embargo existen personas que no están en desacuerdo con terminar la agonía de un ser querido y prefieren que parta de este plano terrenal cuando Dios así lo disponga.

    Son dos puntos de vista totalmente validos.

  4. Excelente articulo, en lo que se refiere a un regalo o un favor definitivamente seria un regalo a nuestros seres queridos para que no sufran ante una penosa enfermedad siempre y cuando el pariente así lo decida. Sin embargo es una decisión muy personal de cada ser humano.

    1. Es un excelente artículo. Yo comparto lo que hace los padres del Príncipe durmiente de Arabia Saudita: “Al Walid bin Jalid bin Talal”, no desconectarlo. Dios solo es el que decide en nuestras vidas. Es el único que da y quita la vida. No comparto la eutanasia.

  5. Es un excelente artículo. Yo comparto lo que hace los padres del Príncipe durmiente de Arabia Saudita: “Al Walid bin Jalid bin Talal”, no desconectarlo. Dios solo es el que decide en nuestras vidas. Es el único que da y quita la vida. No comparto la eutanasia.

  6. Este artículo es idóneo para la noticia que lei hoy sobre el hijo que disparo a su madre en CDLT para evitar que su agonía continuará por sufrir una enfermedad terminal. Yo apoyo la eutanasia

  7. Basta con leer las noticias hoy y el caso del hijo que mato a su madre y luego se quitó la vida. Esta nota atino muy bien con el acontecer de está noticia. Yo no estoy de acuerdo con la eutanasia

  8. Ayer lei en otro medio de comunicacion el caso de Zoraya, una joven de 28 años que pidio la eutanasia por sus problemas de salud mental, a veces hay que comprender cada proceso que vivimos como seres humanos y las decisiones que tomamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

494
0

También puedes leer