Síndrome de Asperger: una oportunidad para explorar la comunicación y las conductas

El síndrome de Asperger es un tipo de autismo que se considera como un “desorden” mental, pero no es una enfermedad. Esta es una condición con la que se nace y que generalmente suele ser diagnosticado cuando el niño está en edad escolar, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Foto referencial / Cortesía
Foto referencial / Cortesía

La Organización Mundial de la Salud decretó el 18 de febrero como el Día Internacional del Síndrome de Asperger, justo un año siguiente de que coincidiera -en 2006- con los 100 años del nacimiento del pediatra Hans Asperger, quien descubrió el síndrome, y a los 25 años de la publicación en la que Lorna Wing, empleara el término.

Ahora es noticia: Pfizer y Moderna: Variante sudafricana redujo la eficacia de la vacuna contra el coronavirus

De acuerdo a los CDC, los científicos que han estudiado este trastorno, no han logrado aún descifrar del todo las causas de este síndrome. Pero, saben que el cerebro de una persona con Asperger “funciona de forma diferente al de una persona que no lo tiene”.

El Asperger de ninguna manera está asociado al retardo mental, ni con trastornos del lenguaje. En la actualidad, está descartado del manual de criterios de diagnósticos DSM-5 (que describe los trastornos mentales) y pasó a estar dentro de los trastornos del espectro autista.

¿Cómo reconocer a un niño con síndrome de Asperger?

  • Posee intereses y actividades restringidas, rígidas, sistemáticas y repetitivas.
  • Tiene conductas excéntricas o poco habituales.
  • No suele mirar a los ojos cuando le hablan.
  • Por lo general habla mucho, en tono alto y peculiar. Usa un lenguaje extremadamente formal y con un extenso vocabulario, independientemente de su entorno social.
  • Inventa palabras o expresiones idiosincráticas.
  • Tiene dificultades para interactuar socialmente y es de limitadas relaciones sociales.
  • En parte se les dificulta comprender el mundo que les rodea y las emociones de los demás.
  • En algunos momentos, parece estar ausente, absorto en sus pensamientos a pesar de estar en el prescolar rodeado de otros niños.

¿Algún diagnóstico de este síndrome?

De acuerdo al portal Web Consultas, no existe una prueba específica para el síndrome de Asperger. Aunque algunas pruebas como las auditivas, los análisis de sangre o las radiografías, pueden descartar otras afecciones y determinar si un trastorno físico está causando los síntomas.

Un diagnóstico a tiempo del Asperger puede ser difícil, debido a su amplia gama de síntomas. Por lo que es posible que no se produzca un diagnóstico preciso o un tratamiento adecuado hasta la edad adulta.

Para evaluar a un niño, el equipo por lo general está formado por un pediatra y otros especialistas como un psicólogo. Acá, los padres brindarán información sobre los síntomas y el equipo también puede considerar las observaciones de los maestros.

Al evaluar a los adultos, un profesional puede pedir a los padres, cónyugue y demás familiares cercanos de la persona, que investiguen sobre su historial de desarrollo.

¿Cómo tratar a quien posee el síndrome de Asperger?

Una variedad de terapias puede ayudar a la persona a adaptar su comportamiento para obtener un mejor resultado social y para lidiar con la ansiedad. Esto puede reducir el riesgo de aislamiento social.

Especialistas recomiendan que la formación puede incluir:

  • Educación y habilidades académicas: la mayoría de los niños con Asperger se adaptan mejor a un entorno escolar normal.
  • Adquirir las habilidades sociales adecuadas: podrá aprender estrategias para mejorar sus interacciones con los demás.
  • Entrenamiento en habilidades de comunicación: esto puede ayudar a la persona a iniciar y mantener una conversación.
  • Terapia cognitivo-conductual (TCC): la persona aprende a controlar las emociones y a disminuir los intereses obsesivos y los momentos rutinarios.
  • Modificación de la conducta: incluye estrategias para apoyar la conducta positiva y disminuir la conducta ineficaz.
  • Terapia física u ocupacional: esto, ayuda principalmente a quienes tienen problemas de integración sensorial o mala coordinación motora.
  • Medicamentos: aunque no existen medicamentos para el Asperger, se pueden usar bajo alguna recomendación medicamentos para tratar síntomas como la ansiedad.

En Venezuela existen fundaciones destinadas a ayudar y brindar apoyo a personas con Asperger. Entre ellas, se encuentra la Sociedad Venezolana para Niños y Adultos Autistas (Sovenia) y la Fundación Asperger de Venezuela (Fundasperven).

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver