Prevención y control: Día Mundial contra la Leucemia Mieloide Crónica

Cada 22 de septiembre se conmemora el Día Mundial de la Leucemia Mieloide Crónica, como objetivo de sensibilizar y ofrecerle mayor cuidado prevención y control a cada persona sobre esta patología.

También conocida por sus siglas LMC, este es un cáncer en el que la médula ósea produce gran cantidad de granulocitos. Un tipo de glóbulo blanco, el cual es el primero de esta patología donde se descubre una alteración cromosómica característica.

Ahora es noticia: Día Mundial del Alzheimer: Una enfermedad que requiere de amor y dedicación

Los cromosomas que intercambian material genético son el 9 y 22, dando como resultado el cromosoma 22 anómalo o cromosoma Filadelfia, por la ciudad donde se descubrió. De este se forma un gen anormal que genera un enzima que causa que las células leucémicas se expandan.

Esta es una afectación que representa alrededor del 15% y 20% de los casos en adultos. Con incidencia registrada por diversas organizaciones de uno o dos casos por cada 100.000 habitantes al año y que tiene mayor presencia en los hombres.

La Sociedad Anticancerosa de Venezuela y demás ONG, coinciden en que educar a la población sobre lo que representa esta enfermedad, es importante para promover de manera eficaz su detención precoz y tratarla de manera oportuna.

Diagnóstico de la Leucemia Mieloide Crónica

Muchas personas con leucemia mieloide crónica no presentan síntomas cuando reciben el diagnóstico. Esta se detecta con frecuencia, cuando el médico solicita exámenes por algún tipo de problema médico no relacionado o durante una revisión médica de rutina. Aún cuando los síntomas están presentes, con frecuencia son confusos y no del todo específico.

Las pruebas más comunes para determinar, son:

  • Pruebas de laboratorio
  • Recuento de células sanguíneas
  • Prueba de medula ósea
  • Pruebas de química sanguínea
  • Estudios por imágenes

Tratamiento para LMC

Desde hace 15 años, para su tratamiento se emplean inhibidores de tirosina-cinasa, que ponen en contacto dos genes que normalmente no van juntos y al unirse, crean una proteína inexistente hasta ese momento. Esto, permite atacar las células dañadas.

De acuerdo a la Sociedad Americana contra el Cáncer, es importante que se explore con detalle cada una de sus alternativas, sopesando los beneficios contra los posibles riesgos y efectos secundarios con cada una de las opciones de tratamiento.

Entre los medicamentos de terapias a la LMC, se encuentran:

  • Terapias dirigidas
  • Terapias con interferón
  • Quimioterapia
  • Radioterapia
  • Cirugía para la LMC
  • Trasplante de células madre

Ante esto, cabe acotar que algunos pacientes, podrían recibir otros tratamientos.

Según estudios recientes, determinaron que si se retira el tratamiento a aquellos pacientes que lo han tomado durante un periodo de ocho años y que en los dos últimos presentaron buena respuesta molecular, la mitad no tendría la enfermedad. Mientras, la otra población, recaerá.

Sin embargo, en el caso de los que no recaen, deben mantener un constante monitoreo, debido a que todavía es demasiado pronto, para sacar conclusiones.

Aunque en el pasado el cáncer estuvo asociado con muerte, actualmente la realidad es totalmente diferente. Los avances de la ciencia han contribuido de manera exitosa para la creación de medicamentos, capaces de prolongar la vida de cada paciente y permitir que tengan una vida cotidiana, sin tantas restricciones.

En este contexto, la recomendación que brindan diversas organizaciones en la lucha contra el cáncer, es la realización de pruebas de sangre al menos una vez al año. La detención temprana de estas patologías puede evitarse e incluso, a no correr el riesgo a que incremente a niveles más severos.  

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver