Cadillac, una ingeniería automotriz de vanguardia con historia sorprendente

En el mundo, son pocas las casas automotrices que se caracterizan por ser vanguardista, prestigiosa y exclusiva. Cadillac, es la marca que se traduce en el sinónimo de elitismo. Tal es así, que no solo lo describen como un medio de transporte, sino como un automóvil para poderosos.

Más de un siglo ha transcurrido, desde exactamente un 22 de agosto en 1902, Henry Leland fundara esta compañía en honor a su antecesor. Un conocido e ilustre oficial de esa época que tuvo por nombre, Antonie de la Monthe Cadillac. Quien, además, fundó la ciudad de Detroit en Estados Unidos.

Ahora es noticia: El robo de La Mona Lisa: un plan sencillo que catapultó la obra

Cadillac se formó como empresa, tras algunas diferencias que habían tenido W. Murphy y Henry Ford, cuando eran socios con Detroit Automobile Company. Ante esto, Ford renuncia y quien decide liquidar la empresa es Murphy. En este momento, Leland llegó a Murphy luego de haberse comunicado para que evaluara las instalaciones y equipos, con la finalidad de liquidar la compañía.

Tras la evaluación, Leland se reúne nuevamente con Murphy y le sugiere que no la liquide. Sino más bien, que esta sea reorganizada. De esa reunión y decisión, nació Cadillac Automovile Co, compañía en la que Henry Leland fue nombrado como presidente.

La creación del primer Cadillac

Para finales de 1902, se creó el primer Cadillac. Un vehículo con apenas un solo cilindro, con partes intercambiables y considerado por su creador, como económico para fabricar. Para el siguiente año, la compañía mostró sus nuevos vehículos, en un show automotriz en la ciudad de Nueva York.

En esa presentación, impresionó de gran manera a los presentes, ya que se registró una solicitud de 2.000 pedidos al concluir el evento. Durante 1903, logró vender 2.500 unidades, lo que para la época, se tradujo como una alta venta.

En 1908, el fundador de la compañía General Motor, William Crapo Durant, mostró su atención en Cadillac, con el propósito de comprarla. Leland recibió por parte de Durant varias ofertas, las cuales rechazó. Pero la negociación se vivió entre ambos nuevamente en 1909, cuando Durant subió el precio a Leland, para adquirir finalmente a Cadillac por 4.5 millones de dólares.

Dicha cantidad, Leland la destinó completamente a la producción de grandes vehículos de lujo. Dirigió la compañía hasta 1917, cuando funda la competencia de Cadillac. Una reconocida fabricante de automóviles de lujo, llamada: Lincoln Motor Company.

Un hecho trágico que marcó el inicio de la evolución

En 1911 se produjo un significativo incidente. Una mujer que viajaba con su auto, se detuvo por un inconveniente que se le presentó a su Cadillac. Justo en ese momento, un ingeniero y amigo de Leland pasaba por el lugar, e intentó prender el vehículo. Este, al girar la manivela de encendido, golpeó en el pecho a la mujer causándole la muerte días después.

Tras este hecho, Leland ordenó a sus ingenieros para que se lograra idear un motor de arranque eléctrico y así encender los motores de sus vehículos. Esto, para evitar algún otro inconveniente similar.

 Es de esta manera, como se creó el encendido de un auto mediante un botón. Luego con el pasar de los años, por motivos de seguridad pasó a ser con una llave. La patente de esta creación, fue cedida al resto de los fabricantes automotrices de la época.

Innovación, exclusividad y prestigio al paso de cada época

El tiempo pasó y a medida de cada avance, se lograron grandes objetivos. Para la década de los 50, ya los Cadillac mostraban avances tecnológicos, incluso en su motor. Contaban con una transmisión automática llamada “Hidra-Matic”, la cual se produjo a gran escala.

Además, se presentaban vehículos de gran tamaño y potencia en sus motores. Lo que llamó la atención de importantes personajes de la industria del entretenimiento, como Elvis Presley y Marilyn Monroe.

Durante esta misma época, se presentó un modelo que significó para la compañía, su más insigne creación: El dorado. Este auto contaba con una serie de innovaciones, como dirección asistida, asiento del conductor eléctrico y con memoria y suspensión neumática. Así como rines de aluminio y calefacción independiente.

Para la época de los 70, 80 y 90, los modelos y motores fueron evolucionando de manera vertiginosa. Sistemas de frenos equipados electrónicamente, cinturones de seguridad, bolsas de aires, entre otros, eran las innovaciones que resaltaba esta lujosa empresa en cada Cadillac.

Junto a esas creaciones, se les añadió a los modelos El dorado Fleetwood y DeVille, la inyección electrónica, lo que luego se mejoró a inyección electrónica y digital. No solo estuvo con ese detalle en la combustión, incluía autodiagnóstico y controles por microprocesadores.

Una marca que persiste y sorprende aún en la actualidad

Cadillac ya tiene 118 años sorprendiendo al mundo, con su trayectoria y asombrosa manera de crear cada obra automotriz. Desde principios del año 2000 a la actualidad, sus modelos cumplen los requerimientos de los más exigentes. Sin lugar a dudas, es una marca que solo pocos pueden obtener.

Pasando desde el todo terreno como la Escalade, con tecnología de visión infrarroja, hasta el modelo ejecutivo STS-V de alto rendimiento, y capaz de competir contra autos como el BMW M5 o Mercedes E63, hacen de esta marca un ícono imponente e irremplazable.

Modelo exclusivo e importante

No se puede dejar de hablar de esta marca, sin antes mencionar el Cadillac One, mejor conocida como La Bestia. Una majestuosa limosina presidencial que traslada al primer mandatario estadounidense.

Creada por la General Motors, La llamada Bestia, posee características de protección algo similar a un tanque de guerra. Puede soportar proyectiles de gran calibre, gracias a su carrocería de 20 centímetros de grosor y cristales blindados e irrompibles de 12 cm.

Alcanza una velocidad máxima de 100 Km/h y su peso es de ocho toneladas. Además, posee un avanzado sistema que le permite rodar con sus ruedas sin aire, por más de 100 Km.

Según diversas referencias de este modelo, como sistema de protección, el Cadillac One contiene metralletas y cohetes que lo convierten en una especie de tanque. Es capaz de soportar un ataque químico. Su poderoso motor V8 también está protegido y consume solo 30 litros de combustible, por cada 100 Km.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver