Dr. Luis Razetti: el médico que luchó en primera línea durante la pandemia de 1918

A propósito de la pandemia por la COVID-19 y en conmemoración del natalicio del Dr. Luis Razetti recordamos, no solo sus grandes aportes a la medicina y cirugía en Venezuela, si no su lucha frente a una pandemia como la que hoy nos azota.

Razzetti nació en Caracas el 10 de septiembre de 1862 y falleció, igualmente en la capital venezolana, el 14 de mayo del 1932 a los 69 años de edad.

Ahora es noticia: Ímpetu de libertad, claves que deberías conocer de la Carta de Jamaica

¿Quién fue el Dr. Luis Razetti?

Fue el responsable de el renacimiento de la medicina en Venezuela, como cirujano ofreció grandes aportes a esta rama de la medicina. Incorporó nuevas técnicas y herramientas en intervenciones como las cesáreas, apendicitis y perforaciones intestinales.

Entre sus aportes más destacados podemos mencionar, en orden cronológico, los siguientes: la fundación de la Sociedad de Médicos y Cirujanos de Caracas (1893); el establecimiento de la enseñanza clínica en la Universidad Central de Venezuela; el establecimiento de los concursos del internado y externado de los hospitales (1895); la reforma de las cátedras de Anatomía y de Medicina Operatoria (1895/1896); la fundación del Colegio de Médicos de Venezuela (1902); la fundación de la Academia Nacional de Medicina (1904), de la cual Luis Razetti fue secretario perpetuo. Además de la creación del Congreso Venezolano de Medicina (1911) y la fundación del Instituto Anatómico (1911).

Pandemia de 1918

La pandemia de gripe de 1918 llegó en octubre del mismo año al país. En ese momento Venezuela estaba bajo control de Juan Vicente Gómez, la enfermedad atacó a casi todos los rincones de la nación y acabó con el 1% de la población venezolana, allí estuvo el Dr. Luis Razetti liderando la batalla de la salud.

Razetti presidió la Junta de Socorro la cual realizó un censo para conocer la incidencia de la gripe y así saber cuáles eran los lugares más vulnerables. Este momento evidenció la gran deficiencia en el sistema de salud y otros grandes problemas sociales como la pobreza. Además la falta de higiene y la desnutrición fueron claves para propiciar la propagación del la pandemia.

La Junta presidida por Razetti prohibió las concentraciones públicas como fiestas y reuniones, los niños dejaron de asistir a la escuela y no se oficiaron misas en las iglesias. Los cadáveres se contaban por centenares, en el Cementerio General del Sur se mandaron a construir numerosas fosas individuales y una gran fosa común para aquellas víctimas de la epidemia. Hoy a ese lugar se le llama “La Peste”. Los hospitales se convirtieron en depósitos de cadáveres, en especial el Hospital Vargas de Caracas. Ya para principios de 1919, y gracias a las medidas sanitarias impuestas por Razetti, la gripe se autolimitó y fue disminuyendo su virulencia. 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver