La amabilidad puede mejorar la salud del cerebro, según un estudio

Un equipo de investigadores del Centro de Salud Cerebral de la Universidad de Texas en Dallas, Estados Unidos halló que ser amable con la otra persona mejoraría la salud del cerebro y crea un ambiente sano para la familia.

La amabilidad puede mejorar la salud del cerebro, según un estudio

Los investigadores comenzaron por encontrar si un programa de formación por internet sobre la bondad mejoraba los comportamientos de los niños en edad preescolar y la capacidad de recuperación de sus padres en medio de la pandemia de la COVID-19.

Ahora es tendencia: Conoce el síndrome de la cara vacía, el miedo a estar sin tapabocas

En este sentido, el equipo de científicos descubrió que practicar la amabilidad en el hogar mejora la resiliencia y la empatía en los niños.

El objetivo de la investigación fue ofrecerle herramientas a los padres para realizar actividades con sus hijos capaces de superar situaciones de estrés.

«Las investigaciones muestran que la amabilidad es un fuerte potenciador del compromiso social vibrante, que a su vez es un componente crítico de la salud general del cerebro», explica la líder del trabajo, Maria Johnson.

Por otro lado, el impacto de la amabilidad puede extenderse más allá de la familia.

«La amabilidad puede ser un potenciador de la salud cerebral, no solo para los padres y las familias, sino para la sociedad», añadió.

El impacto positivo de la amabilidad en los niños

Para determinar cómo influyó la amabilidad en la salud del cerebro, los investigadores solicitaron a los padres encuestar su propia resiliencia.

Partiendo de aquí, los padres tenían que informar sobre la empatía de sus hijos antes y después del programa de formación.

El equipo descubrió que los padres son más resilientes y los niños son más simpáticos después del entrenamiento de amabilidad.

Los expertos agregaron que tanto la resiliencia como la empatía requieren habilidades cognitivas como responder bien a los factores de estrés o considerar diferentes perspectivas.

Los resultados respaldaron la idea de que la amabilidad puede influir en la función cognitiva y en la salud general del cerebro de una persona.

A su vez, la investigación encontró que los niveles de empatía en niños se mantenían por debajo de la media después del entrenamiento.

Las causas de esto podría deberse a las medidas de seguridad del COVID-19 que limitaron el aprendizaje social y emocional normal de los más pequeños.

«En momentos de estrés, tomarse un momento para practicar la bondad para uno mismo y modelarla para sus hijos puede aumentar su propia resiliencia y mejorar los comportamientos prosociales de sus hijos. No subestime el poder de la amabilidad, porque en última instancia puede cambiar y moldear la salud del cerebro», apunta otra de las autoras, Julie Fratantoni.

Para conocer las noticias del momento síguenos en nuestra cuenta en Twitter @nta_vzla, Instagram, Facebook y nuestros grupos de WhatsApp. 

Paola Sardiña

"Ser periodista es tener el privilegio de cambiar algo todos los días" - GGM

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver