Falafel, la opción perfecta para comer sano

Conocemos al falafel como un tipo de croqueta de procedencia árabe, pero que podría tener su origen en India, aunque su consumo se extiende por Egipto, Marruecos, Líbano, Pakistán e Israel.

Su nombre viene del árabe, «fifil» que significa: pimiento, sin embargo esta especia no tiene que ver con sus ingredientes.

Falafel 1,1

¿Qué necesitas para preparar falafel en casa? Aquí te dejamos una lista de lo que necesitas:

Garbanzos molidos, cebolla, ajo, perejil, cilantro, comino, sal y pimienta. Para lograr la consistencia perfecta, crunchy por fuera y suave por dentro, es esencial triturar los granos. Se recomienda remojar los garbanzos durante 24 horas para ablandar.

Se sugiere triturar los ingredientes juntos para lograr una mejor mezcla la cual puedes dejar reposar durante 30 minutos, para que así los sabores se homogenicen. A este punto podemos agregar pan molido o harina de tu preferencia, luego formar albóndigas del tamaño de una nuez, y pasarlas por harina de tu elección, formando una cáscara crujiente y dorada al freírse.

Una vez cocidos resistirán perfectamente de tres a cinco días en la nevera y hasta tres meses en el congelador, por lo que son ideales para hacer raciones grandes y tener algunas congeladas para un antojo o para sacarnos de un apuro.

¿Buscas comida árabe en Caracas? Te mostramos las mejores opciones

 

Falafel 1.2

¿Con qué puedes acompañar tu falafel?

El falafel se suele servir con salsa de yogur (regular o vegana). Esta receta es muy sencilla, consiste en mezclar yogur con ajo y limón como base, luego agregar hierbas y especias al gusto. Otros condimentos son el tahini (tahini), el cuscús (sémola de trigo), el hummus (espaguetis o crema de garbanzos) o el tabulé (elaborado con secado de trigo y otros ingredientes como perejil, tomate, cebolla y ensalada de menta preparada).

El falafel se ha vuelto cada vez más popular durante la última década, y hoy en día muchas organizaciones ofrecen versiones con sabor a jalapeño, jengibre o chile. Otra opción es cambiar el sabor mezclando diferentes legumbres, como habas, lentejas o verduras.

Sus ingredientes no contienen ingredientes de origen animal, lo que es muy adecuado para veganos y vegetarianos. Además, dado que no hay trigo, las personas intolerantes al gluten pueden consumirlo.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver