Día Mundial de la Diabetes: algunos consejos alimenticios para personas con esta enfermedad

Cada 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes, una enfermedad crónica que se origina porque el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina que el cuerpo humano necesita, la elabora de una calidad inferior o no es capaz de utilizarla con eficacia.

Por ello, la alimentación juega un papel crucial en el control de esta condición. Para este fin, los expertos  apuestan por los alimentos integrales o tomar menos zumos de fruta y más hortalizas y verduras, entre otros consejos de alimentación para diabéticos.

Ahora es noticia: El lavado de manos constante: la clave para combatir virus e infecciones respiratorias

Esta fecha fue seleccionada recordando al aniversario de Frederick Banting quien, junto con Charles Best, concibió en 1921 la idea que les conduciría al descubrimiento de la insulina

¿Cuál es la dieta recomendada?

A continuación, algunos consejos sobre qué comer y que no.

1. Reducir el consumo de hidratos de carbono refinados de absorción rápida, y por el contrario, apostar por los integrales.

2. Evitar el consumo de pan. Este posee un alto contenido de hidratos.

 

3. Disminuir, en la medida de lo posible, el consumo de arroz hervido. Los especialistas aseguran que comer arroz es como consumir azúcar para un diabético.

4. Moderar el consumo de frutas y zumos ya que estos disparan la glucosa rápidamente. La recomendación es consumir las frutas ocasionalmente, y en su lugar, aumentar la dieta de hortalizas y verduras.

Adicionalmente, como parte de las recomendaciones para que una personas con esta patología lleve un mejor estilo de vida se recomienda realizar actividad física frecuente.

La práctica de ejercicio físico es uno de los pilares fundamentales del tratamiento de la diabetes y previene las complicaciones asociadas. Sus beneficios se producen a muchos otros niveles: mejora las cifras de tensión arterial, de colesterol y la función cardiovascular. El tipo de ejercicio y la intensidad debe adaptarse a la edad y la condición física de cada persona con diabetes.

 

Volver