Una denuncia de abuso sexual con final dantesco: detalles del suicidio de Willy Mckey en Argentina

La acusación pública de abuso sexual a una menor de edad, varios comunicados en sus redes sociales aceptando haber cometido “estupro”, el inicio de investigaciones por parte de las autoridades y un último tuit como anticipo a lo que pasó finalmente. Willy Mckey se quitó la vida, lanzándose de un noveno piso en Buenos Aires.

Willy Mckey
Edificio donde se suicidó Willy Mckey en Buenos Aires. Foto: Andrews Abreu

Los detalles de la muerte de Mckey

El jueves 29 de abril, ya siendo de público conocimiento su caso, Mckey quien residía en Buenos Aires desde el año 2018, se dirigió a la casa de una amiga, Beatriz Quintana. Según trascendió el hombre se encontraba en el domicilio ubicado en la avenida Córdoba al 3000, en el barrio de Recoleta, desde la una de la tarde.

Ahora es noticia: MP abrió investigación contra José Rafael Briceño

A las 4:30 de la tarde, Quintana decidió salir a realizar unas compras en las cercanías, pero al volver se encontró con un trágico escenario. Su amigo, estaba muerto.

Los vecinos habrían escuchado un fuerte ruido, pero pensaron que se trataba del ascensor, y por eso llamaron a los bomberos. Luego escucharon gritos y llantos hasta que dieron con el cuerpo sobre el techo del apartamento 1B, según informó el reportero Andrews Abreu. Las autoridades recibieron el aviso de un hombre arrojado de un edificio. Al arribar al lugar, los oficiales constataron que el cuerpo de Willy Mckey de 40 años se encontraba sin signos vitales.

El servicio de ambulancias de Buenos Aires se hizo presente y el cuerpo fue levantado pasadas las seis de la tarde; a las nueve de la noche se retiraron del lugar. El caso quedó a cargo de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N° 48, de Eduardo Rosende.

Quintana, la amiga, contó a las autoridades que Mckey estaba deprimido por asuntos familiares a raíz de la acusación de violación que se hizo públicamente en su contra. El Ministerio Público en Venezuela había informado que abría una investigación sobre este caso.

Un último tuit y tres comunicados

Hasta el momento de esta nota se desconocen detalles de las últimas conversaciones que pudo haber tenido Mckey. Pero tres horas antes de hacerlo, escribió en su cuenta de Twitter: “No sean esto. Crece adentro y te mata. Perdón”.

Quien se describía como un “agitador cultural”, además ocultó todas sus publicaciones en su cuenta de Instagram, y dejó solo los tres comunicados que hizo, con el mismo diseño y combinados en una paleta de colores bastante peculiar: violeta y negro.

 

En el primero, dejaba manifiesto el beneficio de la duda, al escribir: “Quizás yo también he sido un abusador”,  donde además mencionó a su pareja como alguien que defiende la causa #YoTeCreo; pero desactivó los comentarios.

“He cometido estupro”: confesó Willy Mckey

En el segundo, aceptó haber cometido “estupro” -delito que consiste en tener una relación sexual con una persona menor de edad, valiéndose del engaño o de la superioridad que se tiene sobre ella-

“En medio de las denuncias en torno a abusos a mujeres en Venezuela, mediante la cuenta de Twitter @mckeyabusador ha salido a la luz un episodio de estupro en 2015, contado desde la protección del anonimato, pero del cual debo hacerme cargo, pues es evidente que sé quién es la persona y sé cómo se dieron los hechos”, escribió en el texto.

Y en el último de los escritos, hablaba de lo que para él significaba asumir las consecuencias y toma de decisiones. “No es momento de rechazar o cuestionar los señalamientos públicos de Pía. Por el contrario, es momento de atender la situación y sus consecuencias”.

El escalofriante relato de “Pía”

“Me practicó sexo oral, me masturbó con sus manos y frotó sus genitales contra los míos incontables veces. Era la primera vez en mi vida que estaba desnuda frente a un hombre. Nunca un pene había rozado mi vulva. Había recién cumplido los 16. Él cumplía 36 la siguiente semana”, fueron solo algunas de las líneas que escribió “Pía”, como se hizo llamar para proteger su identidad.

El relato fue acompañado de una serie de capturas de mensajes que datan del 2015, año en que se conocieron en Microteatro. Entre otros detalles, “Pía” contó que cuando no se veían, Mckey se masturbaba al otro lado del teléfono mientras se oían.

Pero esta semana, seis años después, cuando empezaron a desatarse la ola de denuncias por abuso sexual a menores de edad en el mundo artístico en Venezuela, Mckey volvió a contactarla por WhatsApp.

Una oferta laboral y debatió sobre el estupro

Captura de pantalla que apareció en la denuncia de Pía

En esta ocasión ofreciéndole una supuesta oportunidad en un proyecto a largo plazo, pero en el fondo, ella reconoce que él le escribió por miedo a que dijera algo y “trato de comprarme con links a concursos literarios y una firma de semiología política que no me interesaban en lo más mínimo”, sostuvo.

“Leí tu tuit sobre el estupro”, así comenzó la última conversación Mckey con “Pía”, a la par que hablaba de una deconstrucción en Venezuela. Le preguntó además, si lo que escribía era para publicar en algún medio, “intentó dársela de aliado”, puntualizó.

Volvió a contactarla un rato más tarde, está vez para contarle que estaba siendo acusado de abusador y que no entendía nada. Y le preguntó ¿Sientes que abusé de ti en algún momento o de algunas de tus compañeras?

A lo que ella respondió: ¿A ti te preocupa que yo diga algo?, él dijo: “No, pero él insistió preguntando: ¿Tú sientes que me he comportado como un abusador?

Cuando finalmente “Pía” hizo pública su denuncia, Mckey le envío por mensaje el primero de sus comunicados y ella lo bloqueó.

Willy McKey pidió perdón a su pareja

No solo reconoció haber cometido violación a una menor de edad, además reveló, que dichos actos tuvieron lugar estando en su relación formal con la que hasta hace pocas horas era su pareja, Jennifer Gasperi, también conocida en el mundo teatral.

“Además de pedirle perdón a la afectada, también debo hacerlo con quien hice vida, por nunca haberlo conversado con ella y anularlo de mi registro de pendientes, hasta verlo aparecer en un momento como este”, escribió en una de sus publicaciones.

Willy Mckey expresó que necesitaba “revisar su visión de la masculinidad”, del poder y el daño que pudo haber hecho a su relación y a quienes confiaron en él.  “A ti Jennifer, también víctima de mi comportamiento, no puedo pedirte perdón por algo imperdonable. Gracias por tu apoyo durante estos años y por haberme sensibilizado en torno a ideas que me resultaban ajenas y poco relevantes, pero que hoy se me vienen encima y debo hacerme cargo”.

Willy Mckey,

2 responses to “Una denuncia de abuso sexual con final dantesco: detalles del suicidio de Willy Mckey en Argentina

  1. Vaya manera más rastrera de buscar notoriedad, por parte de la tipa. Él le preguntó sobre el asunto y en lugar de ser sincera, se calla y luego lo suelta públicamente. Es una miserable. Con 16 años sabes perfectamente lo que haces. Esta individua buscaba cepillarse a un famosillo y lo hizo, sabiendo que le sacaba 20 años y que para colmo, tenía pareja. Y tanto trauma no le debió ocasionar la experiencia, si lo seguía manteniendo en sus contactos. El sexo consentido, no es violación. Este tipo de ‘mujeres’ no me representan y me asquean profundamente. Dep Mickey, cometiste un error y lo pagaste demasiado caro.

  2. ay por favor, notoriedad con un seudónimo? seguramente este tipo hizo cosas peores, y para evitar enfrentarlo se suicidó, podía haber enfrentado todo esto como un hombre, pero prefirió el camino del cobarde, todo abusador es cobarde. Y por supuesto que ninguna mujer te puede representar a ti, a quien le dan asco las víctimas y se solidariza con los violadores y además infieles. Y el tipo se mató porque quiso, y te parece que el muy cobarde lo pagó caro? Podría haber enfrentado su condena sin problemas.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver