Victoria Orozco, una bailarina que emigró por las protestas de 2017 y ahora da clases de ballet en París

Miles de jóvenes han tenido que irse de Venezuela en los últimos años, huyendo de la crisis y en busca de nuevas oportunidades, esas que les permitan alcanzar sus sueños en cualquier otra parte lejos de casa.

Referencial / Cortesía

Estos jóvenes se ven obligados a dejar de lado lo que han construido hasta ese momento, deben despedirse de sus familiares y amistades, y emprender un viaje con un boleto sin fecha de retorno.

Ahora es noticia: Çantamarta, una nueva voz musical para el Caribe desde la distancia

Tal como le sucedió a Victoria Orozco, una talentosa bailarina de ballet nacida en la ciudad de Mérida. Quien hace tres años y medio empacó sus sueños en una maleta, para cruzar todo el atlántico con destino a París; una ciudad conocida como el centro mundial del arte, la moda, la gastronomía, la cultura y el romanticismo.

Bailarina de ballet: desde pequeña su sueño fue estar en París

Victoria hace ballet desde que tenía seis años, y relató en una entrevista a Todos Ahora que desde muy pequeña siempre fue su sueño estar en París, ella veía las grandes presentaciones de ballet de la Ópera de la ciudad europea y de todas esas compañías mundiales y decía; “yo en algún momento de mi vida quiero estar allí”.

Entre risas Victoria contó que cuando creció se dio cuenta y sabía perfectamente que era más complicado de lo que podía imaginarse. Sin embargo, nunca desistió de su anhelado sueño y siempre lo mantuvo presente en su cabeza.

Estudios previos

La joven, al graduarse como bachiller, tuvo que esperar dos años para ingresar a la universidad, durante ese tiempo que estuvo libre lo aprovechó para dedicarse al 100% al ballet y empezó una licenciatura de tres años de Pedagogía en Danza, esto no solo por la pasión por la danza, sino por el amor que siente al enseñarla a los niños.

Durante ese proceso de estudios en Pedagogía, también inicia la carrera de Odontología en la Universidad de Los Andes (ULA), pero solo lo hizo un par de años porque se dio cuenta de que no se veía más adelante ejerciendo como odontólogo, sino que lo suyo era la danza. “Yo decía, si continuaba en la carrera de odontología era para vivir y pagar las cuentas, no porque la carrera me enamoraba por lo que decidí pararla”.

Las protestas del 2017 la llevan a tomar la decisión de emigrar

Asimismo, Victoria refirió que fue a partir de las protestas que se originaron en el año 2017, cuando ella tomó la decisión de emigrar, ante el cierre de universidades y el gran estallido social en el que se encontraba inmersa Venezuela.

En donde su única forma de drenar y escapar un poco de lo que sucedía era a través del ballet, “el bailar era lo que me daba vida, entonces ante esa situación latente en el país, tomé la decisión de irme, pero no sabía cómo hacerlo”, manifestó.

Con la decisión tomada, la joven bailarina explicó que buscó de todo por internet y encontró el programa Au Pair. En ese momento empezó a llenar cada uno de los requisitos que solicitaban, con un único destino: París. Así que solo se postulaba a familias francesas quedando seleccionada para ser recibida en una de ellas, y el proceso la llevó a cerca de siete meses de espera para emprender su viaje.

“Afortunadamente quedé en contacto con una familia y me dijeron que estaban interesados en recibirme, empecé a hacer todos los tramites en mayo de ese año, pero fue un proceso largo, salí de Venezuela en octubre y así empezó la aventura”.

Referencial / Cortesía

 ¿Cómo fue la experiencia de llegar a un nuevo país?

Victoria relata que París es una ciudad cara para vivir, pero cuando llegas y tienes la oportunidad de contar con una familia que te brinda un techo, trabajo y comida todo se hace más sencillo y ese fue su caso.

Manifestó que al principio lo que más le consto fue entender el idioma. «Yo tenía nociones en francés, yo creía que sabía francés y cuando llegué y no entendía lo que me decían en el metro supe que no sabía”, esta fue una de las anécdotas que nos contó, explica que los franceses tienden a hablar muy rápido y no se detienen para las que las personas los entienda, “pero son experiencias, luego cuando vives y respiras la lengua se te hace mucho más fácil, de resto todo ha sido una gratificante experiencia».

Lo más difícil de emigrar

Para esta joven su sueño estaba cada vez más cerca de hacerse realidad. Ya se encontraba en la ciudad en la que se veía desde pequeña. Es por ello, que desde el día número uno que llegó, empezó a hacer todos los trámites administrativos para lograr convalidar el diploma que se había llevado de Venezuela como Licenciada en Pedagogía Alternativa, sub área; ballet.

Pero no fue una cosa fácil. Primero tuvo que mandar su diploma a miles de ministerios y eso le tomó cerca de un año. Luego aprobar, asistir a las entrevistas, exámenes y también hacer un año más de formación, ya que esta es una profesión reglamentada y no la pueden ejercer si no tiene la aprobación del gobierno.

“Eso siento que ha sido lo más difícil de emigrar. Aceptar que me debo esforzar el triple que el ciudadano francés para ser considerada al mismo nivel que ellos”, dijo.

Pasión por enseñar ballet

Victoria narró que al momento en que recibió su título en París, pensaba que sería mucho más sencillo ir a cualquier academia de la ciudad y sería aceptada como profesora. Pero no fue así, pues tuvo que ingeniarse de mil maneras. Por un lado, para que su curriculum fuese visto y por otro que la escogieran a ella antes que un ciudadano francés

“Ha sido un proceso muy largo, pero ya empiezo a entrar, paso a paso. Lo más importante para cumplir un sueño es trazarse una meta. Enfocarse en lo que se desea y planificar a futuro para que paulatinamente se le den las cosas. Con paciencia y esfuerzo, seguro lo conseguirás”

Referencial / Cortesía

Finalmente, esta bailarina profesional se siente feliz y agradecida por todo lo que ha logrado durante este tiempo. Actualmente se encuentra desempeñando como profesora de ballet en varias academias importantes en la ciudad de París. Poco a poco seguirá alcanzando muchos más sueños.

“Estoy orgullosa de haber tomado este riesgo, al final siempre y cuando hagas lo que amas, solo pueden suceder cosas buenas”, agregó.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver