Controversia por el consumo del cazón: especies de tiburones están en peligro crítico de extinción

La razón por la que actualmente existe una controversia por el consumo del cazón, es porque la mayoría de las especies de tiburones que se emplean para elaborar estos alimentos, están en peligro crítico de extinción. Así lo dio a conocer el director del Centro para la Investigación de Tiburones (CIT), Leonardo Sánchez.

Referencial / Cortesía
Controversia en el consumo de cazón por el riesgo de extinción de tiburones / Foto referencial

“El tema del consumo del cazón, tiene un argumento prácticamente ancestral, pues desde hace muchos años se consume en Venezuela. Inicialmente era solo una especie, Carcharhinus limbatus, que es lo que se conoce en oriente como Macuira. Las Macuiras bebés, eran usadas para hacer esta comida que era el cazón”, explicó Sánchez.

Ahora es noticia: En datos: ¿qué hacer en caso de una mordedura de serpiente?

Destacó que el resto de las especies no eran conocidas como cazón, por ende, no se utilizaban. A medida que iban disminuyendo las capturas de esta especie y que además se fue haciendo más común, se fueron capturando otra variedad. “En la actualidad, se llama cazón a cualquier especie de tiburón que se capture”.

Sánchez subrayó que a nivel mundial existe una preocupación generalizada por las disminuciones de las capturas de diversos tiburones, pero hay especies que están mucho más afectadas que otras.

En el caso Venezuela, las principales especies que pescan son tiburones bebés que no han alcanzado el desarrollo de madurez sexual como para dejar descendencia.

“Si el cazón fuera un alimento del que se dependiera en Venezuela para sobrevivir, sería bastante complicado”

En cuanto a la sustitución del cazón por otra especie similar o aceptado, el director del CIT enfatizó que claramente se puede suplantar. De hecho, acotó que en la mayoría de los lugares donde se vende cazón, realmente no es cazón sino pescado como bagre u otra especie que también se puede utilizar.

“En algunos casos solo utilizan un poco de tiburón y el resto es pescado normal para poder camuflarlo (a cazón)”, dijo Sánchez. A su vez, alertó que “realmente hay poca producción de tiburones en Venezuela porque están decayendo las poblaciones tanto en el país como en el resto del mundo”.

En este sentido, aseveró que si el cazón fuese un alimento del que se dependiera en Venezuela para sobrevivir, sería bastante complicado porque esta especie no se puede reproducir en cautiverio.

“No se pueden tener en piscinas o en acuarios porque tienen características biológicas muy distintas al resto de los peces. Ellos producen pocas crías, tienen periodos de gestación muy largos, entre otros”.

CIT sobre las leyes de protección a las especies en Venezuela

En Venezuela existe una ley del 2012 que se promulgó para proteger a algunas especies de tiburones -que son muy pocas- y prohibir por completo la pesquería en los Roques y en Isla de Aves. Las cuales, son áreas conocidas para la cría de tiburones.

Específicamente en este lugar, existen solamente tiburones bebés. Además, se decretó una veda por completo durante todo el año para distintas especies de tiburones como martillo, zorro, entre otros.

El representante del CIT, consideró que “las leyes establecidas son algo débiles porque no especifican y no denota obligación para que los pescadores artesanales la cumplan”. Señaló que en diversas ocasiones se capturan a algunas especies vivas y le practican maltratos, a este género animal que está peligro de extinción.

En este sentido, alertó que se están tomando adelantos de leyes que van a hacer uso más grave de los recursos de manera irresponsable. Tal como los que están inmersos en la modificación de la Ley de Pesca y Acuicultura que no se conocía.

“Se está hablando de la posibilidad de reactivarse la pesca de arrastre. Lo cual es una situación terrible para la sociedad. En el caso de Venezuela, acá se alimenta una gran cantidad de personas con la pesca artesanal”, denunció.

“Estamos en una situación bien delicada en ese sentido. Hay algo que se conoce de principio precautorio. Cuando se tiene toda la evidencia científica que demuestra que hay especies en peligro y que las tasas de explotación no son sostenibles, y que se tendrá luego un grave problema de seguridad alimentaria, el sentido precautorio dice que se deben detener inmediatamente esas actividades”, explicó.

El exhorto

La ley en Venezuela no está actualizada y en ese sentido el país está lejos del resto de las naciones. “Hay información incluso del 2021 de la Unión Internacional para la Naturaleza, donde se detalla lo dramático que están las poblaciones de tiburones de muchas especies. Por ejemplo, de tiburones martillos, tiburones tigre, tiburones zorros, tiburones carite. Los cuales, son muchas de las especies, que como son muy grandes, son más apreciadas por la pesquería”.

“Definitivamente necesitamos leyes que sean mucho más estrictas y responsables. Tanto para el manejo de los recursos en Venezuela para garantizar la seguridad alimentaria de las personas, como también en otros países del mundo. Porque estos son recursos compartidos, no son nuestros. Estas son especies que se mueven son también de otros países, los cuales hay que administrarlo de manera conjunta”, resaltó Leonardo Sánchez.

Los tiburones son muy importantes para el ecosistema. Pues más allá de su protección, si no se tienen, habrá en muy pocos años una crisis grave de alimentación, porque no habrá disponible otras especies de peces de los cuales el mundo se alimenta.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver