Conoce las películas de Disney que dieron nombre a trastornos psicológicos

Disney, el conglomerado de medios de comunicación y entretenimiento estadounidense más grande del mundo, ha trascendido las pantallas y su influencia ha llegado incluso al ámbito de salud. Y es que de sus historias de fantasía, han surgido nombres para diversos trastornos psicológicos que probablemente desconozcas. A continuación te los presentamos una lista publicada por @selfcarealexa.

El Efecto Pinocho

Aunque no se trata de un trastorno propiamente dicho, este efecto fue demostrado en una investigación pionera realizada en el departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Granada. Con relación al personaje, el estudio demuestra que la nariz delata a las personas cuando mienten, no por su crecimiento, sino porque sube la temperatura, y en consecuencia, se inflama levemente. Tornándose también ligeramente enrojecida.

Ahora es noticia: Cómo puedes mantener un cabello hidratado en los días de sol

Foto referencial

Síndrome de Rapunzel

Es el nombre que recibe una extraña enfermedad llamada tricofagia. Esta consiste en la ingesta de cabello o vello corporal de forma compulsiva. Como consecuencia se generan bolas de pelo en el estómago que pueden envolverse alrededor de los órganos y perforarlos. La cirugía la solución más frecuente.

Asimismo, este se relaciona con la tricotilomanía, un trastorno obsesivo compulsivo que provoca al enfermo la necesidad de arrancarse los pelos de la cabeza continuamente. Generalmente se genera por episodios de estrés.

Foto referencial

El síndrome de Alicia en el país de las maravillas

Es un cuadro clínico infrecuente y alarmante, caracterizado por episodios breves de distorsión en la percepción de la imagen corporal y del tamaño, distancia, forma o relaciones espaciales de los objetos, así como en el transcurrir del tiempo. Se ha descrito en contexto de migrañas, epilepsia, lesiones cerebrales, infecciones víricas y asociado a fármacos y drogas. Es más frecuente en jóvenes, siendo los niños especialmente susceptibles. Generalmente, su evolución es benigna, con recuperación completa en semanas o meses, sin secuelas, aunque puede recurrir tras un periodo de latencia de años.

Síndrome de la bella durmiente de Kleine-Levin

Consiste en dormir por periodos prolongados de tiempo. Esto puede ir desde un día entero hasta semanas. El paciente presenta una somnolencia que no puede controlar, lo cual lo conduce a un estado de hipersomnia. Por esta razón, se pueden presentar otros síntomas como alimentarse de forma compulsiva -dado que en sus periodos de descanso no comen-. También pueden presentar desorientación (tanto en el tiempo como en el espacio), conducta agresiva, deterioro de las capacidades mentales e, incluso, alucinaciones.

Complejo de la Cenicienta

Es un fenómeno psicológico que predispone a las mujeres a valorarse a sí mismas y a sus vidas dependiendo de la proximidad de una figura protectora: la pareja.

En este sentido, este fenómeno psicológico y social favorece la aparición de una autoimagen caracterizada por la expectativa de la aparición de una pareja que supuestamente dará sentido a nuestra vida. Mientras que en los casos en los que ya se tiene pareja, alimenta la creación de una dinámica de relaciones basada en la dependencia.

Síndrome de Peter Pan y de Wendy

Describe a aquellas personas adultas por su inmadurez emocional, que suelen huir de sus responsabilidades y actúan de manera infantiloide.

A pesar de que no es un síndrome comprobado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se ha demostrado su existencia y que es más frecuente en hombre que en mujeres.

En este sentido, si un hombre padece este síndrome y tiene una pareja, ella podría desarrollar el denominado síndrome de Wendy, obligada a ejercer continuamente el rol de madre.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver