Botón dorado del Got Talent para una enfermera venezolana en España

El botón dorado del Got Talent le cambió la vida a una enfermera venezolana residenciada en Madrid, España, luego de su inédita participación en el que es uno de los principales programas de talento más vistos de ese país.

Por su voz, su oficio y su amor por las personas de la tercera edad a quienes ayuda como enfermera, cautivó a los coach del concurso.

Foto cortesía

Ahora es noticia: ¿Quién es el venezolano Rafa Estanga y cómo ha sido su ascenso en las redes sociales?

María Rosa Martínez es la protagonista de esta historia que es sinónimo de lucha, de amor por los demás y de que los sueños sí se hacen realidad. Esto ya que, participar en este programa que consiste en reducir un casting de miles de personas -con distintos talentos- a un centenar de participantes que audicionan para participar en el concurso que además pone en juego un premio de 25.000 euros, resulta difícil, pero aún más lo es conseguir el pase del botón dorado: una opción que otorga al participante un “pase de oro” que le permite llegar directo a la semifinal. El jurado solo puede activarlo una vez.

Un sueño hecho realidad en el Got Talent

María Rosa soñaba con aquel acto. Meses atrás, había estado como público en el teatro de grabación. Sentada en una de las sillas de la audiencia se visualizó por un momento en el escenario con la lluvia de serpentina dorada, esa que cae sobre quien cautiva al jurado, señala El Diario.

En declaraciones para el diario español, María Rosa se declaró escéptica a este tipo de concursos televisados, incluso afirmó que no se lo creyó hasta que vio su audición en las redes sociales. 

Bajo la interpretación de la pieza “Adiós Nonino”, de Astor Piazzolla, despertó no solo la admiración del comité evaluador, sino del público del show; además de los abuelitos que la acompañaron y apoyaron.

«Es el botón dorado más importante que daremos nunca», le dijo el presentador a la venezolana, quien mostró una respuesta de sonrisas y lágrimas.

«Me sentía muy nerviosa, pero también muy emocionada. Siempre me imaginé bajo la serpentina, pero jamás imaginé que llegaría hasta allá», admitió por su parte María Rosa.

Cabe destacar que la venezolana fue estudiante música a los 14 años tras ir todos los domingos a misa con su mamá y maravillarse con el grupo coral de la Iglesia.

 

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver