Artista belga cambió su mascarilla por un invernadero portátil

Alain Verschueren, un artista belga, creó un micro invernadero portátil como especie de mascarilla contra la COVID-19. Esto ya que los tapabocas comunes le resultaban «muy aburridos».

Como oasis portable dio a conocer su innovador diseño para estar aislado y protegido del virus y mantenerse en su «propia burbuja», reseñó Reuters.

Ahora es noticia: A TikTok llega la moda de beber clorofila: ¿cuáles son los beneficios y riesgos?

Alain Verschueren y su oasis portátil/ Foto Reuters

¿Cómo es el diseño?

Según la agencia de noticias, la solución de este hombre fue crear un casco lleno de plantas medicinales con la capacidad de absorber todo lo que bota y transformarlo en oxígeno. Él lo llama «Oasis portátil» y por su composición casi cerrada, da la forma de un pequeño invernadero que le permite caminar por la calle aislado del mundo y las enfermedades.

«Se trata de crear una burbuja en la que puedo encerrarme para aislarme del mundo que me parecía demasiado aburrido, ruidoso y maloliente», contó el artista,  quien además tiene asma y dice que respirar dentro de su artilugio le resulta más cómodo que llevar una mascarilla.

«Con el tiempo, me di cuenta de que la gente se acercaba a mí y me hablaba. Este aislamiento se convirtió en una forma de conectar», agregó.

¿Cómo nació la idea del oasis portátil?

Verschueren, de 61 años, desarrolló la idea hace 15 años, inspirado por los exuberantes oasis de Túnez. Lugar donde había trabajado anteriormente. En una ciudad en la que es obligatorio cubrirse la cara para frenar la propagación de la COVID-19, su invento ha cobrado nueva vida.

Finalmente, comentó que con esta iniciativa espera animar a las personas a cuidar mejor del medio ambiente, para reducir la necesidad de protegerse de la contaminación atmosférica y acústica.

Comparte con nosotros tu opinión ¡Déjala aquí abajo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver