jueves, octubre 17

A un año de la ANC como expresión del quiebre democrático en Venezuela

Quiebre democrático en Venezuela

Autor: CIVILIS Derechos Humanos – www.civilisac.org

Venezuela experimenta desde hace más de dos años un contexto complejo de quiebre del orden democrático, desestructuración y destrucción de las capacidades institucionales que trae como consecuencia violaciones estructurales, múltiples y masivas de los derechos humanos. Desde enero de 2016 el gobierno anuló la Constitución a través de un Estado de Excepción permanente que sirvió de marco, con aval del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), para la convocatoria y elección fraudulenta de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) sin consulta previa al pueblo venezolano ni un proceso electoral con garantías de participación en condiciones de igualdad y universalidad, ni resultados auténticamente democráticos.

La transferencia ilegítima de poderes ilimitados al gobierno mediante el estado de excepcionalidad y la ANC no sólo despojó a la sociedad venezolana de los instrumentos de una democracia, sino que ha convertido la situación en una devastadora emergencia humanitaria compleja marcada por una elevada escala de privaciones y extremos daños de extensa pobreza, inseguridad alimentaria, alta mortalidad y exposición a enfermedades, control monopólico de todos los procesos económicos, altos niveles de corrupción y aislamiento internacional.

Al elegir la ANC, el Ejecutivo fijó como propósito cambiar la Constitución de acuerdo con los preceptos de un nuevo sistema de “democracia directa”, con fundamento en el concepto del “poder popular”, por medio del cual se suprime la soberanía democrática y propuesta rechazada en referendo del año 2007, que reviste violaciones de carácter sistémico a las obligaciones de garantizar los principios republicanos y constitucionales de la democracia, libertades plenas, preeminencia del Estado de Derecho y separación e independencia de los poderes públicos, consagrados en la Constitución de 1999 y en normas del Derecho Internacional.

A un año de su instalación, las actuaciones de la ANC han usurpado cada una de las funciones de los poderes públicos, especialmente las que por disposiciones constitucionales tienen la Asamblea Nacional y el Consejo Nacional Electoral. En el campo legislativo, la ANC ha dictado 10 leyes, siendo la Ley contra el Odio una de las normas de mayor amenaza a las libertades, que hace uso prohibido de tratados internacionales para censurar, criminalizar y penalizar toda forma de expresión por medios de comunicación, redes sociales y otros medios electrónicos, declaraciones, actas constitutivas, programas de acción, estatutos o actividades de organizaciones civiles.

En referencia a las funciones electorales la ANC emitió 11 decretos, la mayoría relativos a la convocatoria de elecciones regionales, municipales y presidenciales. Además, impuso la obligación de ser el poder que autoriza el ejercicio de los cargos públicos y se atribuyó la capacidad de aprobar investigaciones penales contra dirigentes de oposición por su negativa a participar en las elecciones municipales. Asimismo, decretó la renovación de los partidos políticos para acudir a cualquier elección de 2018 anulando a las principales organizaciones de oposición.

Otras decisiones ilegítimas de la ANC, avaladas por el TSJ han sido la destitución y enjuiciamiento de la fiscal general y su sustitución por un fiscal temporal, la eliminación de la Alcaldía Metropolitana de Caracas y la Alcaldía del Alto Apure, la privación ilegítima de inmunidad y solicitud de juicio contra los diputados Freddy Guevara, Juan Requesens y Julio Borges. En junio de 2018, el nuevo presidente de la ANC designado, Diosdado Cabello, anunció que el período de funcionamiento de ese organismo podía prolongarse de manera indefinida, reafirmando el propósito de continuar ejerciendo funciones legislativas y electorales sin ningún contrapeso democrático, y agilizar el cambio de la Constitución para mantener en el poder a las agrupaciones que ejercen actualmente funciones de gobierno.

“A un año de su instalación, las actuaciones de la ANC han usurpado las
funciones de los poderes públicos, especialmente las que por disposiciones
constitucionales tienen la AN y el CNE”

LEER MÁS AQUÍ

Fuente: Boletín No. 50

crisisenvenezuela.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más contenido