sábado, diciembre 14
Foto: Contrapunto

Redacción: Todos Ahora

Caracas – La abogada y activista venezolana Tamara Sujú, comunicó este viernes 19 de julio que la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) se ha convertido en un cuerpo de terror y además mostró su apoyo a la medida tomada por EEUU de sancionar a cuatro jefes militares del organismo.

“La Dgcim, en este momento, la división de inteligencia militar, es un cuerpo criminal que mantiene a presos políticos venezolanos (…) maltratados y torturados”, indicó Sujú.

Entre los sancionados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos se encuentra el general Rafael Blanco Marrero, actual subdirector de la Dgcim, pero que se presume que será el nuevo director del organismo; el coronel Rafael Antonio Franco, exdirector de Investigaciones del Dgcim, y el coronel Hannover Guerrero, actual director de ese departamento, así como el mayor Alexander Granko, jefe de la Unidad de Asuntos Especiales del Dgcim.

“(La) Dgcim se ha convertido en un cuerpo del horror, en un cuerpo de inteligencia integrado además por grupos civiles y por cubanos, oficiales cubanos, que torturan a oficiales, a compañeros, a sus propios compañeros de armas, no importa el grado, porque hay coroneles, hay generales, hay comandantes, los mejores de su promoción”, aseveró la abogada y activista.

Sujú afirmó que este organismo es que aplica más métodos de tortura contra los privados de libertad, “Es decir, las más sangrientas, las más crueles y además sádicas, porque en casi todas las (denuncias) documentadas en los últimos 18 meses existe la violencia sexual”.

“La tortura en Venezuela tiene nombre y apellido, porque no hay en el alto mando civil ni en el alto mando militar ninguno que desconozca que esto está sucediendo en Venezuela”, sentenció la abogada, quien además indicó que la muerte de Acosta Arévalo ha impactado a la comunidad internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más contenido